miércoles, 22 de junio de 2011

LA VENTANA DEL PUENTE DEL OESTE




La noche me muestra su dedo índice
retorciendo sus labios en una mueca malvada.
Me dice:
"Llegó tu hora.

Tu soledad te está debilitando,
vas a tener que aceptar
más temprano que tarde
que la soledad te está carcomiendo".
¡Papá! ¿Estarás aun por ahí?
¿Te acuerdas de mi?
Necesito tanto hablar contigo esta noche,
tú que fuiste experto
en fantasmas ocultos tras las puertas,
tal vez ¿podrías darme un consejo
acerca de esta situación?
Entonces bebo otro vaso de pisco
y miro por la ventana hacia la calle
donde sombras solitarias como yo
escriben sus miserias en las murallas del barrio.
Él está golpeando con su puño todopoderoso
mi débil alma.
¿Por qué no me dejas en paz?
Agarra tu sonrisa y mándate a cambiar
lejos de mi ventana.
Anda a brillar tu oro loco
por ahí donde no hay un minuto que perder.
Cuando yo era niño
mi mamá tenía un ungüento
capaz de calmar a las pesadillas.
Pesadillas son lo que llevo siempre
en mis bolsillos.
Entonces salgo a caminar bajo la noche fresca
y observo mi ventana desde la calle.
Una sombra solitaria como yo
vomita sus miserias sobre todo el planeta.
.
Fotografía de Ian Welden. Copenhague, junio 2011.
.
Para escuchar mi canción Westbridge Window y otras, hacer click en el enlace y luego escribir "Ian Welden" en la ventanilla de búsquedas.
http://www.goear.com/listen/d56f35a/Westbridge-Windows-ian-welden

5 comentarios:

  1. Yo también camino solitaria.
    Qué hermoso poema Ian *

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  2. Se pueden ver tantas miserias y soledades desde la ventana... pero mira Ian, también se pueden ver personas solitarias con esperanzadoras ilusiones, con la mirada opuesta en un nuevo amanecer, que les pueda vaciar los bolsillos de las pesadillas que llevan dentro.

    Espero que por tu ventana entre un especial rayo, que te acompañe e ilumine tu camino para siempre.

    Un abrazo con ungüento, para calmar tu soledad.

    ResponderEliminar
  3. También me sorprendo desde la calle viéndome en mi ventana solitaria.
    Un ungüento mágico contra las pesadillas, Ian... seré masoquista, pero yo prefiero sufrirlas. Así al menos sé cuándo estoy viva.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mi querido Ian, casi todos en un momento determinado de la vida, somos sombras solitarias, pero hay tanta vida después de la ventana que es preciso saltar y correr las calles de la vida...

    Un abrazo enorme, poeta.

    ResponderEliminar
  5. Leí este poema unas tres veces, en diferentes momentos y las tres veces me quedé en un profundo silencio. Por un lado agradezco cuando eso me sucede, porque me conecta con algo muy íntimo y por otro me da bronca porque no puedo dejar ningún comentario ajajaja!

    pero he vuelto
    e intentaré dejar al menos una sensación

    día del padre/todos los que son papás ejercen la paternidad todos los días/igual que las mamás/ que somos mamás todos los días/pese a esa perogrullada sabemos que hay papás y mamás que se desentienden de sus hijos hasta con un dejo de alegría/pfff me los saqué de encima, dicen en su fuero íntimo/
    día del padre/todos tuvimos un padre/el mío fue amoroso/tímido/un laburante/le gustaba el tango y el fútbol/era simpático y me hacía reír/se fue, como seguramente se fue el tuyo un día sin previo aviso/quiero suponer a un lugar mejor/ pero a veces lo busco así como vos en el poema/entre las sombras de mi casa/ entre mis penas/ en esto que escribo lo busco/

    y a veces lo encuentro frente a mi espejo/en mis ojos que son iguales a los suyos/en mi risa que se le parece bastante/ a veces yo soy él, en otra ventana...

    (creo que me extendí demasiado, no era la idea, pero describir sensaciones siempre me hace caminar en círculos)

    Decir que el poema me encantó, es otra verdad de perogrullo jajajajjaj!!!

    Besos

    ResponderEliminar