sábado, 27 de agosto de 2011

DEVUÉLVANME MI VIDA



Devuélvanme mi dolor
Devuélvanme mi heridas
Devuélvame mis mañanas
Y mis atardeceres sin soledad.
Devuélvanme mis tesoros
Abandonados de prisa
Devuélvanme todas esas cosas locas
Que crecieron en mi lluvia.
Benditos sol y luz de luna
Cantando en el árbol de mi infancia
Devuélvanme esos secretos
Que me arrancaron con violencia.
Quítenme éstas multitudes milenarias
Quítenme éste peso
Quítenme éstas señales de guerra
Antes de que sea demasiado tarde.
Llévense éste silencio
Creciendo en mis manos
Llévense éste castillo
Construido en la arena.
Devuélvanme mis sueños
Devuélvanme mi alma
Tómenme de la mano
Y condúzcanme de regreso a mi hogar.
.
Imágen de cabecera de Sidsel Welden. Copenhague 1997.
Ilustración del poema por Ian Welden. Copenhague 2011.
.
Escuchar la canción "Devuélvanme mi vida" (Give me back my life) por Ian Welden:
http://www.goear.com/listen/b64facd/give-me-back-ian-welden








8 comentarios:

  1. Un grito desgarrador que sale del alma.

    Besos Ian, qué fuerza

    ResponderEliminar
  2. Sí, querida Ananda, es el grito de tantos que se encuentran en el exilio y que añoran a sus países, sus culturas y su seres queridos.
    Gracias por tu presencia cotidiana aquí en Fugacidades y por la sabiduría con que llegas a la médula de mis escritos.

    Un abrazo especial para ti,

    Ian.

    ResponderEliminar
  3. Este poema es una oración desesperada.
    Conmueve el alma del lector, mientras imagina el dolor del poeta.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, Trini.
    Es un alarido desperado en la negra noche del exilio.
    Es la separación de los que se aman por las huestes inhumanas de la guerra.
    Un abrazo, amiga y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  5. Ah!!! amigo, cómo duele este poema, estás lejos, pero la historia nos une y duele mucho. Sabes, luego escuché tu canción, en tu canción con tu dulce voz, me encontré con un costado donde el dolor le deja paso a la ternura que es necesaria para sobrevivir en el exilio.

    Me conmueves, y te admiro mucho querido Ian!!!
    Un abrazo sin distancias!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola querida amiga Beatriz, gracias por estar. Tienes tanta razón al decir que el dolor le deja paso a la ternura.
    Tú también me conmueves y te envío también un gran abrazo sin distancias.

    Ian.

    ResponderEliminar
  7. aunque os devuelvan todo ello, ya tú no eres el mismo, todo y todos han cambiado
    ya no hay forma de retomar lo que fue, ya fue ya pasó
    solo queda seguir, seguir , seguir

    abrazooo

    ResponderEliminar
  8. La rabia desencadenada en nuestro interior POR TODO LO QUE LA VIDA NOS QUITA hace que nos revelemos gritando un BASTA YA.............

    ResponderEliminar