lunes, 31 de octubre de 2011

BREVE DEMORA

"Vengo de una familia
que tiene el hogar destrozado...
Pero ahora hago las cosas a mi manera
algunas veces soy bueno y otras malo.
Pero a pesar de que mi hogar está destrozado
Es el mejor hogar que he tenido...
Yeah!"
Niel Young.
Crime in the city.

Son las dos de la madrugada
están derribando mi puerta
un tipo pequeño con un pequeño bigotito
y cinco o seis más.
Escondo a mi hijo en la cocina
escondo a mi mujer entre mis manos
puedo ver sus colmillos en el ojo avisor
están bebiendo cervezas enlatadas.
Gritan el nombre de mi esposa
dicen ser del vecindario
me aseguran que mi hijo es interesante
si acaso le gustaría una roca de crack.
Son ya las cuatro de la madrugada
Dios mío me siento tan desamparado!
Los vecinos cierran sus puertas y ventanas
tengo a la policía en el teléfono.
Me van a conectar con "Emergencias"
va a haber una breve demora
primero debo contestar algunas preguntas:
"¿es usted latino, negro o gay?"
"¿Cuáles son sus hobbys?
"¿Ocupación y dirección electrónica?"
"¿Cómo es su situación tributaria?"
la voz me dice que debo relajarme por favor.
"¿Es usted miembro de algún partido de izquierda?"
Una bota irrumpe en mi hogar.
"¿Qué opina usted acerca de la guerra en Afganistán?"
Un puntapié me derriba de la silla.
Tienen a mi esposa atrapada en la cocina.
Tengo una mano en mi garganta.
El teléfono cae destrozado al piso
un cuchillo aparece de un bolsillo.
Y mientras destruyen nuestro hogar
dicen que deben explicarnos:
"Somos víctimas de familias pobres"
que en realidad no se les puede culpar.
"Tu mujercita nos calienta"
"Tu hijito también"
"Los hemos visto en el supermercado",
"Necesitamos aliviarnos con ellos".
Mi hijo grita desde la cocina
y el que lo aprisiona me hace señas sonriendo.
"¡Ya! los vamos a llevar a una fiestecita"
"dejemos a este hijo de puta que se desangre aquí!"
Son las seis de la mañana
estoy aquí desangrándome.
La voz en el teléfono sigue haciéndome preguntas:
"¿Ha usted alguna vez simpatizado con la izquierda política?".
Tantos años ya han pasado
jamás volví a ver a mi hijito.
Mi esposa fue encontrada, no quiero hablar de éso.
Aún vivo en el mismo lugar.
El tipo chico con el bigotito
y los cinco o seis o más
se juntan en las esquinas del barrio
me hacen señas y me sonríen.

Arte visual de Ian Welden. Valby, Copenhague 2000.
Escuchar mi canción SMALL DELAY (BREVE DEMORA)
http://www.goear.com/listen/9622d35/small-delay-ian-welden

7 comentarios:

  1. Sigue impactándome este poema, Ian, como la primera vez que lo leí.
    Cuando llamas a emergencias la lista del interrogatorio es interminable, por cierto.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. UFFFF, y nos quejamos de la violencia en este lado del charco, terrible la violencia del psicópata.

    Impresionante.

    La pura realidad.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Ananda, me gusta que no lo hayas olvidado. A mi poema/canción la llevé al máximo de la perversión cuando EMERGENCIAS figura como policía política.
    En éste momento te podría nombrar muchísimos países que operan de esa manera. No es ficción.

    Abrazos y gracias por tu santa paciencia de aparecerte por aquí todos los días.

    ResponderEliminar
  4. Muy estimada Pluma Roja, tú lo has dicho: ES REALIDAD. Ocurre aquí y ahora y ocurre con crudeza y bestialidad tanto por los jovencitos exaltados y criminales, miembros de bandas cobardes y también por la desviada y patológica AUTORIDAD.
    Gracias por volver por aquí, es un honor el que me haces.

    Saludos desde una Copenhague contenta y riéndose,

    Ian.

    ResponderEliminar

  5. Tú, como siempre, mi muy querido Íancito, poniendo el dedo sobre las llagas del status quo. Es una de las grandes razones de mi profunda admiración por tu poesía y tus cuentos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ian, me has recordado una vez que un vecino se tomó un producto tóxico y llamé al teléfono que corresponde de toxicología y me llegaron a preguntar hasta ¡cuantos habitantes tiene el pueblo!. Ahí lo dejé. ¡Menos mal que llegó un vecino con coche!.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Es duro lo que cuentas y real, por desgracia.
    La justicia nunca llega y si lo hace llega tarde y mal; los teléfonos de emergencias son inhumanos: aquí no te preguntan tu raza, pero te dicen que las líneas están ocupadas y que permanezcas a la espera durante mucho tiempo... Mientras, el mal hace su trabajo.
    Un abrazo agradecido siempre, Ían.

    ResponderEliminar