domingo, 19 de febrero de 2012

ENCAJES

No me dejes,
antes de abandonarme probemos
el noble juego de encajar.
Es una vieja costumbre
que me enseñó mi abuelo
antes de morirse sin querer.
Por favor seamos poco prosaicos
y juguemos.
Yo encajo
tú eres encajada
él se muere de envidia
nosotros encajamos
vosotros sois voyeristas
ellos se retiran celosos 
y por fin nos dejan tranquilos
para que tú y yo
quedemos encajados para siempre
gritando aleluya aleluya
¡viva nuestro encaje!

Collage de Ian Welden, 1998.
Fotografía de la cabecera de Ian Welden, 2002.

miércoles, 15 de febrero de 2012

DE ALMAS, GACELAS Y OTRAS CIRCUNSTANCIAS

Una solitaria alma en pena
lee sus arcaicas cartas de amor
a la sombra de la Cordillera de los Andes.

En otoño
una hoja de magnolio
viaja a través del tiempo
hasta posarse en paz
sobre mi cabeza.

Un grillo despechado
interpreta a Vivaldi
bajo la tenue luz
de la Vía Láctea.

Mi sauce llorón
me llora de alegría
porque planté a su lado
una semilla de naranja.

Almita huérfana
busca almas adoptivas.

Mi pequeña hija me dice
"los animales mueren
cuando viven solos,
ten cuidado papá".

La anciana indigente
 agotada y temerosa
siente un súbito amor
por Osama Bin Laden
al atravesar el World Trade Center.

Una interminable caravana
de beduinos borrachos
atraviesa el desierto del Sahara
perseguidos por un ejército de mariposas.

Un cisne exiliado
canta "si vas para Chile"
en la Plaza Copenhague
mientras que la reina de Dinamarca
baila cuecas y tangos.

La gacela llora cuando va a morir.

Collage "El Universo de Noche" de Helene Welden, 7 años de edad.


domingo, 12 de febrero de 2012

ADIÓS

No hay humo
no hay polución
ni un solo átomo de polvo
corriendo a través
de tu blanca alma.
Estás aún en pie
sonriendo
más transparente
que los Saltos del Laja.
Llorando
más profundamente
que las minas de carbón
de Lota.
Venadita
mariposa
amante alada
Viento.
Una búsqueda de amor
muriendo en el camino.
Un pretender
en la nieve del invierno.

Fotogafías de Ian Welden. Copenhague, 2005.

sábado, 11 de febrero de 2012

LA MUERTE Y LOS POETAS










LA MUERTE Y LOS POETAS

En memoria del poeta chileno Ramiro Deladanza


Cuando muere un poeta en enero
se abren los diques del planeta,
los huiros del Océano Pacífico
se ocultan en las madrigueras,
y los niños lloran y lloran
sin saber por qué.
Cuando muere un poeta en febrero
la pobreza se hace más vigente,
los zapatos del minero
ocultan sus agujeros milenarios
y los caballos inquietos
relinchan sus congojas en las iglesias.
Cuando muere un poeta en marzo
los estudiantes lloran
y es difícil distinguir
si sus lágrimas son de cristal
o producto de los gases lacrimógenos.
Cuando muere un poeta en abril
crujen las placas tectónicas
y los planetas rugen de tanto dolor.
Cuando muere un poeta en mayo
las banderas y los estandartes rojos
dibujan consignas de amor
en las silenciosas Grandes Alamedas.
Cuando muere un poeta en junio
Santiago de Chile se viste de blanco,
los chincoles se niegan a hacer nidos
y las palomas emigran hacia Venus.
En los silenciosos meses de julio y agosto
los poetas van muriendo de frío
y al llegar trotando septiembre
un poeta desconocido
muere de tristeza
en los brazos de la Cordillera
de los Andes.


Dibujo de Ian Welden. Copenhague 1999.

lunes, 6 de febrero de 2012

UNA CANCIONCITA ALEGRE



UNA CANCIONCITA ALEGRE  / A LITTLE HAPPY SONG

Y la vida continúa y continúa en un día lluvioso
Realmente no importa si el sol se ha escondido
La sangre de mi cuerpo y las estrellas en mi alma
Siguen brillando.
Todo lo que cae tiene que volver a subir
Demora un poquito pero no es mi culpa
Las leyes del universo no dependen de mi
O tal vez sí?
Y el tiempo vuela y vuela como una gran nube azul
Aún cuando pienso que ya no estás conmigo
Los golpes en mi puerta y una mirada hacia la calle
Me recomfortarán.
Así que la vida continúa hasta bajo un cielo gris
Regando los colores alrededor de mis ojos
Relampagueando mis cabellos y la sima de mi corazón
Con un amor de tormentas.
Todo lo que cae a la tierra tiene la posibilidad de crecer
Dependiendo de la calidad de lo que plantes
Árboles en un jardín y musgo en la roca
Un hermoso pensamiento.
Así que el tiempo vuela alto como una cancioncita alegre
Aúnque divise un sendero lleno de problemas
Luces alrededor de la esquina y dar vuelta la página
Voy en camino.




A LITTLE HAPPY SONG

And life goes on and on in a rainy day
It doesnt really matter if  the suns away
Blood in my body and stars in my soul
Keep shining on.
Whtatever falls to the ground has to come up again
It takes a little time but I am not to blame
Laws of the universe are not in my hands
Or maybe they are?
So time goes flying by like a great blue clowd
Even when Im thinking that youre´not around
Knocks on my door and and a look in the street
Will comphort me.
So life goes on even under a stormy sky
watering the collours around my eyes
Flashing my hair and the tip of my heart
With stormy love.
Whatever falls to the ground has a chance to grow
Depending on the quality of what you sow
Trees in a garden or moss on the rock
A pretty thought.
So time goes flying high like a little happy song
Even when I see a long and troubled road
Lights round the corner and the turn of the page
Im´on my way.


Montaje fotográfico que ilustra al poema pertenece a Ian Welden. Copenhague 2005.

.
Para escuchar mi canción "A Little Happy Song":
http://www.goear.com/listen/9b7b958/ian-welden-a-little-happy-song

miércoles, 1 de febrero de 2012

LOS NIÑOS DE LA SABIDURÍA

Descifran el misterio de la vida
a los pocos días de sus llegadas al mundo
y dan cátedras acerca del universo
desde sus pequeñas cunitas blancas.
Tiene el asombroso talento de reir
cuando deberian llorar de amargura
y derraman lágrimas de impotencia
ante la ignorancia de los predicadores.
Aman con un amor tan poderoso
que son incapaces de odiar
y en tiempos de dudas y derrotas
buscan consuelo entre entre ellas mismas.

Son agredidos por bestias al acecho
seres oscuros que hieden a cobardía
dejando sangrientas grietas de interrogación
en sus incrédulos cuerpos y almas.

Saben con certeza que existen los ángeles
porque vuelan con ellos cuando los adultos duermen
y construyen fabulosas obras de ingeniería
al borde de los océanos en verano.

Del Poemario DE EXILIOS Y SOLEDADES

Fotografía de Ian Welden. Copenhague 1999.