sábado, 16 de octubre de 2010

VAIVENES


"El Arbol de la Vida". Dibujo de Ian Welden. Copenhague 2005.
.
Y se me va para siempre
el último día de septiembre
con mi alma por ahí
jugando por los riachuelos
llevándose mi viejo sombrero
olvidado bajo un sauce
asi como los lápices de colores
profundos y honestos
de mi dorada infancia.
Y se me allega
un octubre manso
saltando por los charcos
claro y tibio
como la mano de aquella niña
que me besó en la escuela
el primer día de clases
sin pedir nada a cambio.

26 comentarios:

  1. Son septiembre y octubre los que pasan?
    Pasamos nosotros, aunque ellos se estacionen.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. TriniReina, es posible que tengas razón, sin embargo las luces cambian vertiginosamente, los árboles danzan al viento con locura y las hojas del calendario caen al piso con demasiada rapidez como para llevar la cuenta de las estaciones.

    Gracias por tu visita.

    Abrazos desde Copenhague La Gélida,

    Ian.

    ResponderEliminar
  3. Me quedé pegada en el dibujo, veo diversos rostros: alegres, tristes, nostálgicos, pensativos, indefinidos, y uno de ellos colgando del árbol. Si el árbol representa tu vida, y ese tronco un poco delgado eres tú, ¿quién se va cayendo?...
    Un abrazo Ian.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué tiernos y encantadores versos! Son como ver mostrarse el sol después de una mañana nublada...como ver un arcoiris...En fin, versos alegres motivadores, con dulces nostalgias de niñez...Y aunque los meses corran aceleradamente y nosotros con ellos, la vida ¡es tan hermosa!, especialmente cuando damos sin pedir nada a cambio, tan solo por el placer de dar como la niña de tus recuerdos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola Taty!

    Algunos nos agarramos a la vida con furia y otros lamentablemente caen.

    Yo sigo en el arbol, con mucha fuerza, disfrutando plenamente y con todos mis sentidos muy agudizados este maravilloso milagro llamado Vida.

    Abrazos desde la rama más alta,

    Ian.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Augusta.

    Sí, la vida es un milagro alucinante especialmente en esos momentos álgidos en que la experiencia de existir, de percibir todo lo que nos rodea se agudizan en nuestros sentidos y podemos volar por el universo entero.

    Dar sin esperar nada a cambio es definitivamente uno de los principales senderos que conducen a la felicidad.

    Abrazos desde esta Dinamarca muy fría pero luminosa.

    Ian.

    ResponderEliminar
  7. el árbl de la vida tiene un sgnificado muy profundo
    y sí somos abonos para quienes vendrán

    besitos de luz
    desde un soleado santiago

    ResponderEliminar
  8. Juntos, pero no revueltos. Yo, voy como el mono, de rama en rama, a veces arriba, corriendo de los depredadores, a veces, abajo, arriesgando la vida en un impulso de insolencia, pero siempre....¡con el pensamiento en la rama más alta!. Allá donde los sueños.

    Un saludo desde el calor (en todas sus dimensiones) de Adalucía.

    P.D.: tu foto de seguidor no tiene enlace, te tengo en favoritos, si lo pudieras arreglar. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Era hermosa la infancia, aquellos septiembres de dulces y sombreros...me lo recordaste, que lindo poema,
    saludos,

    ResponderEliminar
  10. Se nos va todo y nos vamos.
    Disfrutemos del hoy y de tenernos.
    Buen día, Ían.
    Un abrazo enorme desde Madrid.

    ResponderEliminar
  11. Un gusto que hayas pasado por mi blog, y entro en el tuyo donde me encuentro un nostálgico y tierno poema.
    Un gusto Ian, desde esta Buenos Aires, en donde la primavera recién se está haciendo sentir.

    Un abrazo y hasta pronto!!!

    ResponderEliminar
  12. De vez en cuando, pasaré por aquí a disfrutar con tus versos.Si no te importa, claro está!
    Ha sido un gran placer.
    Txema

    ResponderEliminar
  13. Elisa, el abono para nuestros hijos e hijas ´debería ser un legado de paz y justicia.

    Lamentablemente, y como tú muy bien los sabes, no es siempre así.

    En todo caso creo firmemente en que los seres humanos algún día podremos crear un mundo mejor.

    Seré ingenuo?

    Abrazos y besos otoñales,

    Ian.

    ResponderEliminar
  14. Tortugita, hola!

    Es bueno ir de rama en rama y con cuidado.

    Hubo una vez hace miles de años un mono que al se le ocurrió ponerse de pie y caminar erguido.

    Fué acusado, apedreado y combatido fieramente por los otros monos más conservadores.

    No sé como solucionar lo del enlace. Tienes alguna idea?

    Abrazos y besos desde Copenhague ya oscura,

    Ian.

    ResponderEliminar
  15. Querida Patricia, gracias a ti!

    Yo extraño tanto esos septiembres con volantines y ramadas y la Cordillera de Los Andes nevada encaramándose sobre la hermosa ciudad de Santiago.

    Un gran abrazo querida compatriota!

    Ian.

    ResponderEliminar
  16. Beatriz, te agradezco que hayas venido a visitarme desde tu maravillosa Buenos Aires.

    "MI BUENOS AIRES QUERIIIIIIIIIIIIIIIIIDO !" cantó tu gran Carlos Gardel.

    Un gran abrazo y un beso de este vecino chileno,

    Ian.

    ResponderEliminar
  17. Hola Txema, es un placer tenerte por aquí.

    Yo también te visitaré desde Copenhague ya en otoño.

    Saludos,

    Ian.

    ResponderEliminar
  18. Querida Laura, ya te lo he antes: CARPE DIEM! CARPE DIEM!

    Es la única manera de vivir nuestras vidas en armonía con nosotros mismos y nuestro entorno.

    Abrazos y besos desde Copenhague ya un poco esotérica.

    Ian.

    ResponderEliminar
  19. Y es que llega el otoño y con él el desasosiego y la nostalgia de la niñez.

    ResponderEliminar
  20. Hola Alma! Tanto tiempo sin saber de ti.

    Es muy cierto lo del desasogiego de la niñez.

    Jamás me olvidaré de esa niña. Yo tenía diez años de edad y ella también.

    Y se fue por ahi... en los laberintos de la vida... Para siempre jamás.

    Abrazos desde Copenhague casi casi dormida,

    Ian.

    ResponderEliminar
  21. Querido Ian, lo que se congela no es tu gélida Copenhagüe, sino la sangre en las venas al leer tus letras. Es tan claro tu decir y tus sentires en poesía que nos enfrenta con una realidad poética que cala los huesos.
    Impresionante! Un besón porteño

    ResponderEliminar
  22. Estimado Ian, preciosas letras en las que transitan sentimientos en estaciones, y el beso inocente que nos dieron un día...

    Abrazos caribeños

    ResponderEliminar
  23. Hola amigo ían un hermoso poema lleno de imagenes nostalgicas del niño aquel muy bonito.
    Besos que estes muy bien.

    ResponderEliminar
  24. Querida Su, y tu me congelas positivamente con tus hermosas palabras.

    Muchas gracias, aunque pienso que mis palabras son muy humildes.

    Un beso y un gran abrazo de quien te admira muchísimo!

    Ian

    ResponderEliminar
  25. Hola Alborada,

    gracias por vistarme desde tu hermoso Caribe y dejarme tu saludo.

    Abrazos desde esta Copenhague recién despertando.

    Ian.

    ResponderEliminar
  26. Hola querida compatriota Gladys!

    Hace tiempo que no me has visitado.

    Gracias por tu visita, que estés mu muy bien.

    Un gran abrazo!

    Ian.

    ResponderEliminar