jueves, 21 de octubre de 2010

JAULAS


Arte Visual "El Hombre en su Máxima Soledad".
Ian Welden, Copenhague 2010.
.
Atrapado en esta jaula absurda
sin árboles ni caracolas,
sin tu boca profunda
y violenta como el ají,
sin cerros ni cerras
pareándose apasionadamente bajo el sol,
sin vocecillas alegres
chorreando por mis paredes,
me voy a volver loco como un trompo
trompeándose el alma
sobre una eterna cuerda floja
o enterrado para siempre
cual cadaver eterno
en una oscura celda
de la prisión de Güantánamo.

8 comentarios:

  1. Uno puede sentirse así incluso cuando más libre cree ser. Al final, todos tenemos nuestros propios Güantánamos.

    Un placer leerte. Siempre. :)

    ResponderEliminar
  2. Y tus grandes versos se quedan cortos para el que vive una situación de desesperanza así.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No hay mayor cárcel que la de uno mismo. Y qué barrotes tan duros tiene...
    En las palabras siempre hay un resquicio; pero no sé dónde nos lleva.

    Besos libertarios

    ResponderEliminar
  4. Hola Ian,

    Profundo sentir el que dejas entrever en esos versos que son algo más. Tormentas que nos visitan ,sensaciones ajenas que las sentimos tan profundas que parecen nuestras. Perdona mi atrevimiento , no es mi intención analizar tus versos, trato de explicar la sensacion que me produce al leerte. Excelente montaje que lleva una gran lectura.

    gracias.

    saludos.

    aloe.

    ResponderEliminar
  5. Se siente desesperanza, pero tus versos aún asi... los leo tan bellos!!!
    Besos a tu alma ausente hace tiempo en mi casa!!!

    ResponderEliminar
  6. A veces nos fabricamos nuestra propia jaula sin saber luego como salir, pero quedarse en tus letras es una buena prisión, pero uno tiene libre el alma de poeta que ya ves, viaja hasta la mía que se alegra hasta con tus poesías tristes. Y la imágen, ni hablar, son únicas.
    Besos de libertad

    ResponderEliminar
  7. Se está perdiendo el sentido del tacto. Y el del olfato. No termino de entender a aquellos que construyen su propia cárcel, y hasta la ven bonita, porque lleva ordenador. Toda la vida queriendo traspasar pantallas y ahora me jarto de ver seres que las compran y las veneran.

    Sea como sea, ya sabes que escriben de vicio.

    Abrazos con cielo nublado

    ResponderEliminar
  8. Dignas de una profunda reflexión tus letras Ian. Sobre una cuerda floja caminamos todos, la vida es una constante osadía y luchar contra cárceles que mermen el alma aún más, es preferible seguir caminando, buscar el equilibrio necesario y ser alas de libertad que buscan cielos abiertos en este firmamento de todos.

    Abrazos

    ResponderEliminar