jueves, 28 de junio de 2012

PLEGARIA DE UN PADRE TRAICIONADO






Caminos, horizontes
Biberones rosados
Tuto tuto guaguas
Amaneceres, puestas de sol
Ambulancias, penicilina
Fiebres, sonrisas, primeros pasos
Barrio verde, casa y techo
Aves azules en los árboles
Abracitos, arcoíris
Vecinos, puertas abiertas
Globos y serpentinas y volantines
Árboles de navidades, rondas
Dos más dos cuatro
Colón descubrió América
Jesús lloró en el Monte de los Olivos
El amor incipiente rondando en las esquinas
Todo esto me hurtaste
con la brutalidad de un terremoto
por el vano propósito
de encontrarte a ti misma.

Publicado por periódico cultural Argenpress, Buenos Aires, Argentina.
http://cultural.argenpress.info/2011/03/plegaria-de-un-padre-traicionado.html

8 comentarios:

  1. Aber mit meiner Liebe und Hoffung beschwöre ich dich: wirf den Helden in deiner Seele nicht weg! halte heilig deine höchste Hoffnung! camiseta de España

    ResponderEliminar
  2. Lo que para unos es una necesidad vital para otros es la tragedia de su vida.

    A veces se necesita mucho espacio para encontrarse, pero eso no debería implicar ahogar al otro.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Iam,impresionante tu poema,toda una confesión,que llega al alma...
    Todo tiene un sentido amigo,la vida es un darse,aunque a veces no tengamos nada a cambio...El tiempo pone todo en su lugar y al final el universo nos trae la recompensa,que ya ni esperábamos...
    Gracias por tu cercanía,que me impulsa a seguir escribiendo.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo,compañero y poeta.
    Feliz fin de semana.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. ser padres es un darse a concho sin esperar retribución, quien es padre y espera retribución errado está, pues de seguro infundira en sus vástagos puro estrés y responsabilidades de vida que debieron de ser suyas y termina solo

    he visto muchos casos de personas que le endosan a los hijos las frustraciones propias y les exigen que triunfen donde ellos ni siquiera asomaron, los hijos no son prolongación de los padres sino Aves Libres así como lo fuimos nosotros

    un abrazo desde Stgo lluvioso pero sin smog

    ResponderEliminar
  5. Mi querido Ian, los hijos son como esas semillitas que sembramos, se vuelve árbol y se hace fuerte, ya no depende de nuestras manos, depende del sol y el agua de la sabia naturaleza para seguir creciendo y dar ramas, nosotros entonces solamente miramos cuanto ha crecido, que hermosamente crecen sus ramas, nos miramos las manos repletas de huellas de esa tierra que aramos y cultivamos, manos que a veces duelen, pero que se sienten orgullosas de dar fruto.

    Te dejo un poema que escribi hace algún tiempo y con el mi siempre abrazo.

    Te entiendo, y mucho.



    Con ternura hice el nido de mis sueños
    con mi cuerpo anidé todas tus horas
    mis pechos cubrieron tu cuerpo breve
    alimentando tu hambre sin demora,
    mi canto tierno alegró las noches
    y del día alejó los negros nubarrones,
    poco importaba el furor de la tormenta
    ahí estaba yo firme, serena,
    con mis brazos enfrentando la inclemencia,
    conté uno por uno los meses y las horas
    te ví crecer salvando tu inocencia
    te hacías grande, y no me daba cuenta
    que los hijos son como las aves
    un día se marchan ya del nido
    y emprenden su vuelo desafiante
    a buscar ellos mismos su destino...

    ResponderEliminar
  6. La paternidad lleva consigo dar, aunque no recibamos nada a cambio. Es el ciclo de la vida, ellos también lo vivirán….
    Feliz fin de semana Ían.

    Un cálido abrazo desde este Mediterráneo de altas temperaturas.

    ResponderEliminar

  7. Es lamentable que te hayas visto limitado de dar todo el amor que guardabas por tus hijas cuando eran pequeñas.

    Lo perdido, perdido está, solo queda aprovechar al máximo el presente, mi amor,

    Un beso con todo mi amor y mi admiración

    ResponderEliminar
  8. Verse privado del crecimiento de un hijo es una espina que nunca se quitará.

    Un beso Ian y siempre adelante.

    ResponderEliminar