lunes, 11 de junio de 2012

SANTIAGO EN LA LLUVIA


                            Ian Welden, Copenhague 2000.

"El pueblo debe estar alerta y vigilante. No debe dejarse provocar, ni dejarse masacrar, pero también debe defender sus conquistas. Debe defender el derecho a construir con su esfuerzo una vida digna y mejor".
Salvador Allende.

A través de mi pañuelo de lágrimas
veo a Santiago mojándose en el agua
este septiembre extranjero.
Septiembre de amenazas de muerte
donde mis alas se han quebrado
entre mis propias manos.
Y Santiago se moja en la lluvia
en silencio
con cuatro generales riendo
mientras que almas desaparecidas
desfilan a la fuerza y llorando.
En la Alameda de las Delicias
con sus  muertos
en sus vientres
y sus condecoraciones de sangre
clavadas en sus corazones,
son mordidos por galgos de la muerte.
Y Santiago se moja en la lluvia
con hambre
con miedo
con obreros cayendo de los andamiajes,
con el Río Mapocho
alojando cadáveres
borrando para siempre
sus huellas digitales.
Y los humíldes
reniegan más que nunca,
las mujeres paren hijos
de antemano huérfanos
y en el cielo gira y vigila
el negro buitre de ocho ojos.

De mi poemario inédito EXILIARIO, Santiago de Chile 1974.

7 comentarios:

  1. Tan tenebroso como aquel septiembre y tantos otros, Ian.
    Jamás se me borra esa imagen del Mapocho. Yo los vi.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ese Stgo quedó dispuesto en un marco de foto
    ahora lo que llueve y lo que baja por el Mapocho son ideas y malas practicas que benefician a unos poquitos y poderosos

    tamos sonaos, na'que hacer, es lo que hay, esperar para una nueva mañana que nos convoque a votar y soñar que los que salgan harán verdad sus promesas como siempre, como ayer...

    abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  3. Los buitres salieron del paraíso sin tiempo para pensar en que se convertirían. Y ya tarde vinieron a recordar lo que sus alas negarían.

    Versos como siempre para renacer cual fénix con alma recién forjada. Besos Ian.

    ResponderEliminar
  4. Una vez más, la cruda realidad plasmada en versos que lo dicen todo. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Ian, es un intenso poema que pone voz al recuerdo y luz al olvido. Es labor del poeta declamar la injusticia, señalar las cadenas, advertir del peligro de la desmemoria. Recordar siempre para que nunca más se repita.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Santiago lloró sangre, lloró manos destrozadas, cuerpos desaparecidos, ojos cegados. Santiago ahora calla, sus heridas cicatrizaron; pero el recuerdo siempre asalta las pupilas.
    Un abrazo Ian.

    ResponderEliminar
  7. No vivi esa epoca Ian pero tambien nosotros tenemos una historia paralela...de muerte y sangre que jamas se olvida. El escrito es conmovedor.
    Besos a tu alma,van!!!

    ResponderEliminar