sábado, 16 de junio de 2012

EL NIÑO DE LAS UVAS Y EL JEFE DEL PODER






EL NIÑO DE LAS UVAS Y EL JEFE DEL PODER

"Tiéndeme todos los cordeles
que voy a atravezar.
No hay abismos
no hay oscuridades
sólo cuentos de viejas
y mentiras del sistema
que para mi son transparentes
como éste cielo".

"Niño de leche,
eres tan ingenuo
como yo cuándo tú.
Acaso no ves en mis ojos?
Acaso no ves la prueba
en mi pulido escritorio?
Más bien te convendría
ocuparte de colgar tus pañales
y beber tu mamadera blanca.
No me vengas a decir
que la vida no es el espacio
entre espina y espina".

"Me río, me río de las espinas.
Camino por las cenizas de tus guerras
con la habilidad del delfín
en aguas traicioneras.
Mastico las innobles granadas
de tu valle hirviente
y escupo en la cara
de tu ídolo atemorizado.

Mira como te toco,
mira como te arranco
uno por uno cada misil de tu sexo.
Mira como te  miro a los ojos
sin señales de temor.
Siénteme! Escúchame!
Ya más nadie me va a llevar
a tu ciudad enloquecida
Estaré siempre de pie
sobre mi fiel atalaya multiétnico
y mis mános jamás volverán a tocar
tus tristes aguas contaminadas".

"Déjame por lo menos creer que viví.
No quiero morir entre árboles de neón".

"Es tú frío y tú uranio,
tus parásitos alimentados con sangre ajena.
Tus bichos ya enhuesados
te devorarán vivo.
No seré más tu alimento
que refresque tu lengua bélica.
Ya no puedo hacer más por ti
aparte de enterrar tu alma

y reírme".


Poema de mi autoría, escrito en San Baudilio del Llobregat, Barcelona 1974.

Dibujo "EL JEFE" de mi autoría. Dibujado en San Baudilio del LLobregat, Barcelona 1974.
Fotografía de cabecera: Plaza de los Comerciantes Ecológicos. Tigstedet, comuna de Valby, Copenhague.

5 comentarios:

  1. Niñez decidua, incapaz de repetirse. Besos Ian.

    ResponderEliminar
  2. Qué verdad que las niñeces no se olvidad, sean como fueren vividas, Ian, atrapa la historia, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Una niñez difícil es muy dificil de olvidar... pero tus letras son tan bellas que acunan su desesperanza!!!
    Como siempre Ian, un placer leerte!!!
    Besos a tu alma, siempre!!!

    ResponderEliminar
  4. cada uno guarda su tesoro de niño
    y lo recrea de forma que siempre reverdece
    a pesar de los años que nos doblan y nos oscurecen

    buen poema ÍAN

    abrazoooo

    pd..."Niño de leche,
    eres tan ingenuo
    como yo cuándo tú.

    es idea mía o me falta algo o sobra el "cuándo tú", si sobra el "cuándo tú", entonces el verbo suena mejor en pasado "como lo fui (yo)"

    no me hagas mucho caso quizá soy yo la que leí mal y no logro dar con la imagen

    ResponderEliminar
  5. No importa cuanto hemos caminado
    entre lo negruzco y lo blanquecino...
    hay algo que jamás olvidamos
    de donde venimos
    nuestra auténtica veta de vida ...la luz
    que nos hace valiosos...porque
    a pesar que todo que seamos o no negruzcos
    igual debajo de las multiples corazas
    brilla un cristal...

    el problema es que de tanto cubrirse con la banalidades de la vida
    a veces o mas de las veces se nos olvida
    para siempre jamas...

    valiente mirada sin dudas
    mis respetos!

    ResponderEliminar