miércoles, 1 de febrero de 2012

LOS NIÑOS DE LA SABIDURÍA

Descifran el misterio de la vida
a los pocos días de sus llegadas al mundo
y dan cátedras acerca del universo
desde sus pequeñas cunitas blancas.
Tiene el asombroso talento de reir
cuando deberian llorar de amargura
y derraman lágrimas de impotencia
ante la ignorancia de los predicadores.
Aman con un amor tan poderoso
que son incapaces de odiar
y en tiempos de dudas y derrotas
buscan consuelo entre entre ellas mismas.

Son agredidos por bestias al acecho
seres oscuros que hieden a cobardía
dejando sangrientas grietas de interrogación
en sus incrédulos cuerpos y almas.

Saben con certeza que existen los ángeles
porque vuelan con ellos cuando los adultos duermen
y construyen fabulosas obras de ingeniería
al borde de los océanos en verano.

Del Poemario DE EXILIOS Y SOLEDADES

Fotografía de Ian Welden. Copenhague 1999.

2 comentarios:

  1. Nadie debería dañar a otra forma de vida, Ian.
    Los niños que tienen la suerte de nacer en hogares donde se les respeta, cuida y ama conectan de verdad con los ángeles.
    Los otros tendrán que luchar mucho más que el resto en el limbo de la vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Iam,efectivamente los niños son sabios,porque su inocencia mantiene el alma abierta y expectante a los milagros de cada día...Ellos intuyen en los ojos de las personas la frialdad o el sentimiento...
    Los niños son humanos y divinos,amigo.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso.
    FELIZ DIA,AMIGO.
    M.Jesús

    ResponderEliminar