miércoles, 15 de febrero de 2012

DE ALMAS, GACELAS Y OTRAS CIRCUNSTANCIAS

Una solitaria alma en pena
lee sus arcaicas cartas de amor
a la sombra de la Cordillera de los Andes.

En otoño
una hoja de magnolio
viaja a través del tiempo
hasta posarse en paz
sobre mi cabeza.

Un grillo despechado
interpreta a Vivaldi
bajo la tenue luz
de la Vía Láctea.

Mi sauce llorón
me llora de alegría
porque planté a su lado
una semilla de naranja.

Almita huérfana
busca almas adoptivas.

Mi pequeña hija me dice
"los animales mueren
cuando viven solos,
ten cuidado papá".

La anciana indigente
 agotada y temerosa
siente un súbito amor
por Osama Bin Laden
al atravesar el World Trade Center.

Una interminable caravana
de beduinos borrachos
atraviesa el desierto del Sahara
perseguidos por un ejército de mariposas.

Un cisne exiliado
canta "si vas para Chile"
en la Plaza Copenhague
mientras que la reina de Dinamarca
baila cuecas y tangos.

La gacela llora cuando va a morir.

Collage "El Universo de Noche" de Helene Welden, 7 años de edad.


5 comentarios:

  1. Me encantaron tus microrrelatos Ian. Caldean el espíritu, que ya está bastante helado con el frío.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Si que llora la gacela, Ian, si que llora.
    Pagaría por ver a la reina bailando cuecas.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nostalgiosos versos, Ian, hermoso y entrañable para quienes hemos cruzado por distintas geografías.

    ResponderEliminar
  4. Hermosas imágenes que transmiten puro sentimiento. Me llevo ese sauce que llora de alegría por que tendrá compañía.
    ¡Precioso!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Se puiede ver
    que desde niño iba la veta creadora no?
    y que maravilla conservar ese atisbo de la creatividad!

    y así sigue en el poema
    lúdico y que atraviesa toda el mundo de allí para acá y viceversa...
    como no maravillarse de las palabras
    que nos permiten volar
    por todos los rincones del mundo!
    felicitaciones!

    ResponderEliminar