domingo, 6 de mayo de 2012

EL PASEO.






Saco a pasear mi alma
por el vecindario de mi vida
esta tarde dorada.

La llevo sin correas ni látigos
libre como la juventud
que revolotea a mi alrededor.

Corre, salta y canta
y vuelve siempre fiel a mi corazón
que aún tamborea de felicidad.

Me trae una rama de olivo
en su hocico poderoso
y de pronto ha dejado de llover.


7 comentarios:

  1. Cuando el lama sale a pasear, se rejuvenece, aleja la lluvia y encima trae una rama de olivo, Ian, es que esa alma es sabia y luminosa :)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ver ese alma libre y juguetona. Todo deja de ser tan negro cuando el espíritu esta revoloteando contento.

    Un place leerte.
    Besos Ian.

    ResponderEliminar
  3. que hermoso juego de metáforas Ían, sacarla a pasear como a una mascota y dejarla disfrutar a sus anchas
    besitos y luz

    ResponderEliminar
  4. Unas figuras preciosas y un ritmo y musicalidad estupendos. Me ha gustado mucho. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Me gusta todo el poema, pero los primeros versos son magistrales.

    Un abrazo,Ían.

    ResponderEliminar
  6. Iam,veo a tu alma como una paloma,que ha revoloteado por el paisaje de la vida y ha tomado una ramita de paz y esperanza,calmando tus diluvios interiores,tus añoranzas y nostalgias.
    Mi felicitación por tu sencilla y hermosa poesía,rítmica y profunda,amigo.
    Mi gratitud por tu cercanía y mi abrazo grande,Iam.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  7. Cuando el corazón aún tamborea suele haber luz en la mirada para llenar de colores nuevos las retinas.

    Precioso Ian

    Abrazos y mi saludo de siempre

    ResponderEliminar