jueves, 17 de mayo de 2012

OTELO EN EL EXILIO













La envidia, los celos, la ambición, todo tipo de avidez, son pasiones: el amor es una acción, la práctica de un poder humano, que sólo puede realizarse en la libertad y jamás como resultado de una compulsión.
Erich Fromm



Entiéndeme, camarada,
yo me la imagino allá abajo
donde yo no puedo ir
recién bañada y perfumadita
con su vestido escandaloso
su lunar y sus ojos
y todo eso
paseándose coqueta
cual reina del baile
espiándose de reojo
en las vitrinas
vociferando sus deseos
de reir y volar
mientras los hombres urgentes 
los machacones intransigentes
los lachos caprichosos
los ángeles y los mismos diablos
caen de rodillas a sus pies
y sus piernas desnudas
cargadas de frutas afrodisíacas
prohibidas por la ley
y las buenas costumbres aquellas
dejan de existir
para ella
por ella
allá
abajo
donde
yo
nunca
más
puedo
ir.

Fotografía y diseño de Ian Welden.

5 comentarios:

  1. Al menos en la memoria queda.

    Un placer releer tus poemas, Ian.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por encontrarme, y gracias de nuevo por este blog...será un placer seguir tu trabajo, me gustan los poemas, leer, escribir, hacer fotos, vivir...
    Haces un estupendo trabajo, te sigo en esta aventura!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. lo del exilio ya es pasado, pero Otelo siempre será presente
    y ante ello , na'que hacer

    besitos y luz

    ResponderEliminar
  4. Otelo siempre vigila, de reojo observa. Otelo y sus celos siempre imaginarán lo que no es...
    Un abrazo Ian, comienzan a caer gotitas en este Santiago otoñal...

    ResponderEliminar
  5. Iam,la mente siempre inventando y creando laberintos y pruebas...Mientras el corazón sufre,porque ansía la paz y el amor...
    Mi felicitación por tu constante creatividad y mi abrazo grande,poeta.
    M.Jesús

    ResponderEliminar