jueves, 1 de diciembre de 2011

LA REALIDAD ES INCONFUNDIBLE

No se puede mentirle a los niños.
Sus preguntas requieren
respuestas honestas: cuando
un piedrazo te hacen saltar
los dientes en el camino,
cuando el techo se hunde
por la tormenta, cuando
el hijo cae al canal mugriento,
cuando el hermano te clava
su garras en tus espaldas,
cuando las cosas,
todas las simples cosas
como el amor, la amistad,
un paseo, un juego,
te salpican el rostro
con su ácido sorpresivo, mortal,
no, mi niño, no, no, no,
los ángeles de la guarda
no existen, tampoco
el viejo pascuero.
No tengamos la menor duda:
la realidad es inconfundible.

Arte visual por Ian Welden, Copenhague 2005.

Del Poemario EXILIARIO
Copenhague-1975

.

6 comentarios:

  1. La realidad física y palpable y la realidad espiritual,invisible siempre,pero intuida y sentida con el corazón...Ambas frente a frente.
    Los niños han de ver la realidad,pero ser conscientes de su espíritu.Cuerpo y alma crecen juntos,deben crecer juntos en armonía y equilibrio...La naturaleza,madre y maestra nos habla siempre de ese Creador,que nos ama y nos espera por los siglos de los siglos...
    Mi felicitación por tu poema,que es un toque de atención ante la frivolidad y el materialismo realista,que a veces nos arrastra y nos ciega.
    Mi abrazo y mi ánimo siempre,Iam.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. La realidad es inconfundible, pero Ian, los ángeles existen. Yo los veo en las ambulancias cuando se agarran fuerte para llegara tiempo de salvar una vida, con los voluntarios que a pesar del cansancio sacan energía para echar una mano desinteresada, cuando un desconocido me sonríe y despeja las nubes de mi mente... cuando me escucho y me hago caso también ahí hay un ángel.
    El viejo pascuero ya es otra cosa, pero quien sabe...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias M, Jesús por pasar por éste rinconcito del universo. Tienes tanta razón al mencionar el materialismo como fuene principal de la alienación de nosotros los seres humanos.

    Un abrazo,

    Ian.

    ResponderEliminar
  4. Querida Ananda, deberías conocerme mejor. Por supuesto que los ángeles existen así como los voluntarios y las sonrisas entregadas por extraños y que despejan las nubes. Y hasta el Viejo Pascuero existe porque lo niños créen en él.
    Pero también existen los malos días que influyen en los ánimos de los que son llamados poetas.
    Gracias por tu visita, por todas tus visitas porque la valoro muchísimo, vale?

    Abrazotes chilenos/daneses,

    Ian.

    PD, TENGO QUE PUBLICAR ÉSTE COMENTARIO COMO ANÓNIMO PORQUE BLOGGER SE ESTÁ PORTANDO MUY MAL HOY DÍA.

    ResponderEliminar
  5. Es relevante lo que dices
    los niños en su inocencia siempre creen lo que los adultos le dicen
    por eso hay que enseñarles a diferenciar desde pequeños...
    de a poco llevarlos a los hechos reales
    pero es muy importante
    nunca matarle la imaginación...

    saludos!

    ResponderEliminar
  6. Claro que sé de tus ángeles, querido Ian!!!
    Es mi modo de dejar patente que ellos están.
    Y el viejo Pascuero, también. Pero es otra historia... ;)

    Besos!!!

    ResponderEliminar