lunes, 19 de diciembre de 2011

DOMINGO DE SILENCIOS

                            
                          Fotografía probablemente tomada por Lina Robeson, mi madre. Con Con, Chile 1952

Ahí está
en el frutero de mi mesa
entre las manzanas y naranjas
la carta de mi hermano
anunciando la muerte
de mi padre.
Y en este domingo de silencios
("Musgosa, verde y húmeda tumba
en Alabama")
como dice la carta,
recorro mi casa tan solitaria
en Copenhague
lanzando golpes al aire
preparándome
para recibir al lunes
de una sola bofetada
en sus hocicos.
Mi padre
habrá librado ya
su última batalla
-ya de antemano perdida-
con los gusanos.
Y yo, tan repleto de amor
y congoja
estaré enfrentándome
con otro tipo de gusanos:
empleaditos, oficialillos,
...el cónsul de Chile.
Los mismos que llevaron a mi padre
a su tumba.




.
.

3 comentarios:

  1. Qué duro, Ian...
    Menudo trasfondo tiene este poema, no sólo por la muerte de un padre.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Triste es sentir esto
    terrible por decir lo menos
    te entiendo muy bien eso de andar como loco
    tratando de cruzar fronteras...mira que se que es ese dilema
    ...pero el lazo indisoluble del amor paterno
    ese nunca debe ser transado en los pasiollos de las burocracias...

    mi abrazo sincero!

    ResponderEliminar
  3. Muy duro y emotivo este poema Iam.
    Ese corazón partido tratas de equilibrarlo y a veces cuesta mucho...Pero,eres fuerte y además tu padre desde allá te echara un cable de fortaleza,estoy segura...Habla de vez en cuando con él,porque está cerca de ti.
    Mi felicitación y mi abrazo grande,amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar