viernes, 2 de julio de 2010

KRISTINA


Era ingenua y hermosa como una solcita recién lavada
en las tiernas madrugadas del Reino de Dinamarca.
Suave Kristina de los arreboles Kristina hija de la vida
fue apagada para siempre por un desviado relámpago macho
una noche traicionera e infiel de regreso de su escuelita.
.
Fotografía de Ian welden. Centro de Copenhague, 2010.

8 comentarios:

  1. una realidad que toca por muchos rincones de esre planeta y que incluso tiene defensores
    es una pena y una aberración, pero la sociedad minimiza siempre y olvida lo que es peor

    besitos de luz

    ResponderEliminar
  2. Hija de la vida... Venganza y perdón de amor?
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es triste, Ían. Una triste realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hay que triste historia,pero se repite
    siempre.
    Mi querido compatriota,gracias por tu visita,
    aúnque dormida pille tu huellita,y llegue a
    ti,besos que tengas una lindo fin de semana.

    ResponderEliminar

  5. Una tragedia que ocurre también en los países 'civilizados'...las dimensiones en los 'no civilizados' alcanzan ribetes dantescos...

    Gracias por ser voz de los indefensos...

    Te dejo un beso con mi gran admiración.

    ResponderEliminar
  6. Ay, que triste.
    Y que dolor marcado.

    Besos Ian!!!

    ResponderEliminar
  7. Es verdad...hay tantas Kristinas y es tanta la impotencia que genera ver como sigue pasando sin que podamos hacer nada para evitarlo.
    Me gusta como en escuetas palabras lo reflejas tan claramente.
    Un Abrazo...solidario

    ResponderEliminar
  8. Desgraciadamente, pasa, y pasa en todos lados.
    Además de ello, ha pasado siempre y, me temo, no dejará de pasar, hasta que de una vez por todas a los maniáticos-abusadores, degenerados y asesinos les empecemos a aplicar la ley del talión.
    ¿Sabes? Por eso me gustó tanto la venganza de la protagonita de LOS HOMBES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES, pues, "por donde pecas pagas" y no me queda duda que aplicando esta consigna disminuirían en mucho todos los atentados hacia seres indefensos de todos los sexos.

    ResponderEliminar