domingo, 26 de septiembre de 2010

DE ANCESTROS Y DIOSES


¿Qué pensarán los dioses
acerca de nuestro audaz golpe clandestino?
Cuando lloras con un silencio alarmante
¿por qué no menciono la palabra que tanto esperas, mi amor?
O cuando me sorprendo ante tus desapariciones furtivas
no sabiendo que es porque ronda un ángel a tu alrededor,
me amas menos?
¿Por qué cuando al otro extremo del satélite
en madrugadas que jamás coinciden
creemos escuchar vocecitas ajenas que nos espían
en el auricular?
¿Qué dirán nuestros ancestros
observando atónitos
nuestra maraña de alambres y cuerdas confundidas?
Cuando te busco en tu ventana en mis sueños
y jamás te veo
o intentas observarme bajo tus árboles
y ni siquiera divisas mi sombra,
nuestros dioses y ancestros nos tienden sus manos
rescatando nuestras almas de este infierno de dudas.
Lo único que debemos temer es el silencio.

Del poemario "El idólatra"
.
Fotografía y collage de Ian Welden.
Valby, Copenhague 2000.

8 comentarios:

  1. Nostalgia en versos bellos.
    Gracias por compartirlos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que los dioses están ajenos a nuestras miserias, pero para éso está la poesía, para embellecernos la vida y alentarnos el corazón. Gracias por compartir la belleza de tus versos.

    ResponderEliminar
  3. A veces se ponen de acuerdo las madrugadas con el golpe clandestino, y otras, el corazón con la emoción de leerte. Besos porteños y noctámbulos

    ResponderEliminar
  4. Querida Laura,

    soy yo el que te agradece por leer mis humildes poemas.

    Un abrazo desde Dinamarca la Silenciosa.

    Ian.

    ResponderEliminar
  5. Querida Augusta,
    qué grato es verte aquí en Fugacidades.
    En realidad pienso que los dioses no existen y los ancestros nos van abandonando lentamente con el pasar del tiempo.
    Hay sí un Dios con el que converso todos los días. Me responde y me guía.
    Y sí, la poesía! Un oficio difícil pero gratificante.
    Gracias por tus palabras.
    Abrazos desde Dinamarca en otoño.

    Ian.

    ResponderEliminar
  6. Querida Su,
    tus palabras me emocionan mucho porque aparte de los elogios son dulce música en mis oídos.
    Gracias.
    Abrazos desde Copenhague la Silenciosa.

    Ian.

    ResponderEliminar
  7. De ancestros y dioses, de dudas y espera. Todo junto entre la maraña de cables que destacas y tambien, entre la realidad y la imaginación.
    Pienso...que una sola cosa podría detener este estado de incertidumbre...LA PALABRA QUE SE ESPERA.

    Hay un hermoso poema de Stella Díaz Varín que se llama así. ¿Lo conoces?

    ResponderEliminar