sábado, 6 de noviembre de 2010

INRI




Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen
Lucas 23.34.
Primera frase de Jesus de Nazaret en la cruz. 



.
Un madero en cruz
un alma noble
desprendiéndose
de la vida
momentáneamente
a la tres de la tarde.
El triste Huerto de los Olivos
llora en silencio.
Pobre Judas
colgando de un árbol muerto.
Doce pescadores amedrentados
no portan la cruz.
El gallo canta tres veces
Pedro se hinca humillado
María cierra los ojos
y un rayo parte su corazón
para siempre.
No temas
dice el dulce archángelus
sonriendo en la tumba vacía.
El solitario profeta de los desiertos
tenía razón.
Luego sucedieron cosas misteriosas,
señales de neón en el cielo
hijos contra padres
padres contra hijos
guerras obscenas
El hombre soberbio
hurgueteó en el enjambre de los átomos
y se quemó las manos.
El ser humano ingenioso
caminó por la Luna.
Agonizó el comunismo
con sus medallas totalitarias
sus millones de seres en las sombras
y Marx se sacudió de amargura
en su féretro londinense.
Arremetió poderoso
el capitalismo descarnando
con sus violentos ímpetus imperiales
y su sermón de eterna injusticia.
Sabra y Shatila.
Salvador Allende.
Nine Eleven.
Afganistán.
Por la angustiada metrópolis
camina nuevamente
el hombre del madero
con su mirada decisa.
Blue jeans
Seven Eleven
McDonalds
El don de amar persiste,
candela en el viento.
Caen milagros de sus bolsillos
pero nosotros ya no los recogemos.


Dibujo de Ian Welden, "La Ira del Hombre Manso".
Ian Welden, Copenhague 2005.
.

8 comentarios:

  1. Excelente poema, Ian. Y tus ilustraciones son de lujo.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  2. Hola Catalina, qué gusto verte por aquí.
    Gracias por tus elogios, los valoro muchísimo siendo tú la excelente poeta que eres.

    Abrazos,

    Ian.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ian.

    Te felicito primero por el tema delicado que tocas.La libertad de expresión y la libertad de poder ser lo que uno decida... eterno dilema. Todo acto de poder se manifiesta irremediablemente sobre quién no lo obstenta, y eso suele recaer siempre en los mismos.

    Me gusta la luminosidad que le has dado a este lugar de encuentros y letras.

    Un abrazo Ian.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  4. Me extrañaba que tú, hombre experimental y explorador nato, no hubieras caído en la creativa tentación de cambiar el diseño de tu blog. Compruebo con una sonrisa que hoy me recibes con traje distinto aunque con el mismo corazón.
    Últimamente el mundo - ¿ sólo últimamente?- deja mucho que desear. Suerte que existen paraísos como tu espacio para refugiarse.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Ian, letras intensas, reflexivas nos dejas hoy, y no se que pasa que muchos nos hemos levantado con el mismo pensamiento.
    Apóstoles van quedando pocos, Judas proliferan, matando ilusiones, apóstatas de ideologías, pero como dice Maritza, en mi alma queda ese Jesús que nos enseñó de amor entre los hombres, justicia y equidad, siempre han habido detractores, pero la libertad nace con el hombre al igual que su derecho a defenderla y se pueden matar los cuerpos, pero nunca sus ideas.
    Te dejo mi caluroso abrazo y un poema de Machado, magistralmente interpretado por Joan Manuel Serrat.

    Felíz semana,

    Mayra


    http://www.youtube.com/watch?v=pHwhhVWoFJI

    ResponderEliminar
  6. Tampoco creimos nunca en el hombre...
    Ni antes ni ahora...
    Me gusta creer en los milagros...
    Me gusta creer que puedan cambiarse algunas cosas... alguna vez!!!
    Besos a tu alma noble!!!

    ResponderEliminar
  7. Muy, muy certero. Y la ilustración...perfecta.
    Prefiero volver a leerlo antes de derramar más palabras.
    Eso será mejor....

    ResponderEliminar
  8. Es la Biblia junto al calefón, diría en su tango "Cambalache", el gran Discépolo.
    Tus temas y tu estilo para hacernos entrar en las grandes reflexiones y en la filosofía cotidiana que es la valedera, son únicos.
    Ian un poema que cala hondo
    Besos

    ResponderEliminar