martes, 9 de agosto de 2011

CRUDA FOTOGRAFÍA DE UNA GUERRA LEGAL

En los años noventa una de las guerras civiles más violentas y brutales de la historia se desarrolló en la Península de los Balcanes. Monitoreada por las Naciones Unidas, para evitar y denunciar "crímenes de guerra" -como si la guerra en sí misma no fuera un crimen, el más horroroso de todos- las víctimas fueron primordialmente mujeres. Millares de mujeres jóvenes y niñas pequeñas fueron torturadas, violadas y asesinadas por ambos bandos del infame conflicto bélico.
.
Ibas por los bosques, pequeña Vildana,
recogiendo flores y tarareando "give peace a chance"
cuando de pronto y como si fuera una pesadilla
escuchaste los gritos salvajes
de tu madre, Nerkesa.
Ella fue interceptada
por una sonriente patrulla
de quince jovencitos
vestidos de plomo oficial.
Y, Vildana, llegaste a tiempo
para presenciar la escena bestial.
                                                     Nerkeza tendida entre las piedras
                                                     azotada y apedreada
                                                     hasta la inconscienda.
                                                     Y lo quince soldaditos de plomo
                                                     con sus penes erguidos
                                                     goteando bestialidad.
Un búho cantó su advertencia
desde su atalaya en los pinos
y los quince monstruos huyeron riéndo
a buscar alabanzas y medallas
en el poderoso bunker de la canallada.
Recogiste a tu madre
con caricias y abrazos
y la arrastraste con suaves palabras de amor
hasta el policlínico de la Cruz Roja.
Ahí te dieron bizcochos de ilusión, Vildana,
y a Nerkeza un parche curita
para palear la herida en el alma
y cicatrizar con agua bendita
lo que nunca podrá cicatrizar.
.
Arte visual "Los Héroes de la Bestialidad", Ian Welden. Copenhague 2002.


6 comentarios:

  1. Tan brutal como la guerra y sus consecuencias.
    Hace poco leí en un libro que los humanos somos bravucones que abusamos del débil y reverenciamos al poderoso que nos somete.
    Efectivamente Ian, hay heridas que jamás pueden cicatrizar.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. A veces me avergüenzo de formar parte de una especie "el ser humano", que ha demostrado históricamente su incapacidad para aprender a valorar y respetar la vida...
    Tus letras están cargadas de cruenta intensidad. Siempre es un placer leerte Ian.
    Te dejo un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. parte de toda evolución, vivimos en un planeta en si mismo violento,por qué el hombre ha de ser distinto?
    lamentablemente las guerras son parte de la esencia humana es una cruda realidad aunque intentemos cambiarla, vendrán otros a recordárnosla

    besitos y buena semana

    ResponderEliminar
  4. Impactante poema que narra uno de los tantos horrores de la guerra. Estremecedor. Brillante trabajo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Las guerras dejan víctimas de violaciones y torturas en mujeres y niños indefensos ante tanta crueldad… su huella y permanece desde aquellos días, infancia robada, dolor que perdura…
    Una herida abierta en el alma que estremece al leer tu poema denuncia…tus letras Ían, impactan…

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. El poema hace reflexionar sobre un episodio tan cruel y doloroso como fue el de esa guerra donde se encarnizaron odios seculares que yacían dormidos y un día despertaron como sanguinarias fieras.

    Un gran beso, Ian y gracias por hacernos pensar.

    ResponderEliminar