jueves, 28 de julio de 2011

EL PIEROLAPITHECUS

El gran ave de la jungla
me observa sin saber qué soy.
El gran pájaro imbécil
se come sus parásitos.
Se yergue sobre sus patas largas y torpes
bamboleándose de aquí para allá
sin tener idea de que existe.
Tan sólo mi agudo ojo estético
y mi magnífica Canon
lo transforman en una obra de arte.
Cuando termino de filmar
editar y añadirle música de Beethoven
me siento en un rincón de mi estudio
esperando a que me paguen
rascándome la cabeza
y comiéndome una banana.
.
Fotografía y diseño de Ian Welden.
.

4 comentarios:

  1. Qué poema tan sorprendente y descriptivo, Ían.
    Me gustó mucho, aunque deja un cierto sabor a hastío, impropio o inusual de/en ti.
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  2. yo estoy dispuesto a pagar,siempre y cuando el precio incluya a la banana.

    Besos desde Montevideo

    ResponderEliminar
  3. Soy yo de nuevo, recién leí los tres post anteriores(ANCIANA EN CASA DE REPOSO,LA SOLIDARIDAD DE LAS ESTATUAS,CÓMO ALIMENTAR A UN ÁNGEL) y son excelente poemas.
    Es inusual encontrar en un blog, un decir poético tan singular.
    Me has conmovido(y no exagero)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. IAN!!! :)

    Yo también espero que me paguen pero ni banana como jajaja, al menos podré hacer referencia como reivindicación con este poema tuyo.

    Besos!!!

    ResponderEliminar