viernes, 27 de enero de 2012

NOSTALGIA


En un sagrado momento de silencio
cuando todo el país está devorando el almuerzo
me siento en el sillón del director de la fábrica
y abro el Time Atlas of the World.
Longitud sesentiseis grados Greenwich,
y esos colores y texturas me alimentan.
Y esos nombres, esos nombres como gemas
significan tanto para mi, me hace lloriquear,
me hacen querer silbar con mis manos en los bolsillos.
Temuco, Valdivia,  Bio Bio, La Araucanía.
Comprendo a Chiloé, conozco el olor de Lota.
Las nubes enloquecidas de Osorno
aún están ahí colgando como racimos de uvas.
Y Valparaiso aún canta la canción
que aprendí en la vieja escuela de los curas.
Pobre Caldera, cada vez más negra
y la potente sal verde despierta de su siesta
como siempre en Inca del Oro.
La huelga de los quinientos años sin lluvia
tuesta los serenos ojos de los mineros
con sus hilachentas chupayas de paja amarilla.
Bulliciosamente como una horda de marines
regresan los comensales de su pausa
y yo despierto a la realidad,
el Burger King, McDonalds,
la estridencia de una vieja canción
de The Sex Pistols,
el fracaso de la invasión de Afganistán.

Dibujo de Ian Welden. Copenhague 1995.

5 comentarios:

  1. Iam,las noticias cubren de sentimientos el mapa del alma,unas veces miedo,otras esperanza y otras...nostalgia.
    Hermosos pensamientos,que viven ese presente,renovando siempre el amor a la patria.
    Mi felicitación y mi abrazo grande.
    FELIZ FIN DE SEMANA,AMIGO.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Ah la melancolía,amiga de nuestras tristezas,siempre un placer leerte.
    Saludos Ian.

    ResponderEliminar
  3. nostalgia y melancolía unidas a una franja de terra del mismo planeta


    besitos y luz
    buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Añoranza, hermana inseparable de la melancolia. Cuanto sentimiento!!!

    ResponderEliminar
  5. Nostalgioso y profundo poema, un gusto visitar tu espacio!

    Gracias por compartirlo, saludos!

    ResponderEliminar