martes, 17 de abril de 2012

DE INDIGENTES E INSURRECCIONES




En verano la luna rueda en su vientre
y su hambre se hace nostalgia.
Los semáforos tricolores
en las desordenadas esquinas
se reflejan en sus ojos
y la sirena de una ambulancia solitaria
le hace acordarse
de la sombra de su madre.
Pero como nunca le han gustado
las gélidas y grises tumbas
ni los austeros cementerios
da un paso errante
y se extravía entre las multitudes
de la vieja ciudad trastornada.
Dios existe se dice sonriendo
y estira su mano herida
por las discordias de la vida
para recibir la primera chaucha del día.
Al llegar la noche hay cambio de guardia
y el sol le entrega las llaves
a la violenta autoridad de la oscuridad
quien instruye a las tropas del país
en el arte de destruir castillos de arena
e instaurar violentas dictaduras
que prohíbe almas como la suya.
Su tarrito de aluminio
y las exiguas monedas
con la efigie del dictador de turno
resiste con un poderoso tintineo
y se le suman bellos espíritus
cada cual con sus familias al anca
tarareando el himno de protesta
de todos los indigentes del mundo.


Fotografía de Ian Welden.

.

5 comentarios:

  1. Tu poema es todo un homenaje humano y sentido,Iam.
    Te haces indigente y vives cada instante paso a paso,que te hace tiempo dolido,rastreando la vida en el sueño de las horas.
    Mi felicitación por esa profundidad,que nos llega muy adentro,amigo.
    Mi abrazo grande y mi ánimo siempre.
    FELIZ SEMANA,IAM.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Ian, la pobreza existe porque les conviene a los dirigentes.
    Hacen negocio con ellos.
    Es una vergüenza que todos consintamos que exista.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo que es curioso es que mantengan la fe. Nosotros a nadita que nos pasa nos inundan las dudas.

    Besos Ian.

    ResponderEliminar
  4. una palabra con dos caras igual que cualquier moneda que les cae a su tarrito
    acá en Chile se han descubiertos muchos casos de indigentes que usufructan de esa condición y la realidad es que tienen sendas cuentas bancarias libres de todo impuesto

    paradojas y realidades que a veces avergúenzan al real necesitado

    besitos y luz

    ResponderEliminar
  5. Siempre me he preguntado por qué y cómo llega un ser humano a la calle. Es difícil cuando siempre existe un trabajo que realizar y un hospedaje siempre existirá, entonces ¿quiénes son los candidatos seguros?: los drogadictos, los alcohólicos, los insanos mentales. Llegamos a la conclusión, que el problema no se centra en la pobreza, sino que en las conductas evasoras de la realidad del ser humano.
    Un abrazo Ian.

    ResponderEliminar