lunes, 23 de abril de 2012

EL OFICIO DE VIVIR



     Ian Welden, San Baudilio del Llobregat, Barcelona 1994.

"El hombre - de todas las edades y culturas - enfrenta la solución de un problema que es siempre el mismo: el problema de cómo superar la separatidad, cómo lograr la unión, cómo trascender la propia vida individual y encontrar compensación".
Erich Fromm, El Arte de Amar.

Una madrugada súbita
violenta y poderosa
me despertó con una sonrisa displicente
este día inservible
en el que por obligación
debo vivir una vez más.
Y vivo entonces
no teniendo otra alternativa,
por las solitarias líneas férreas
vagabundo inútil
alma en pena
perro apedreado
cristo crucificado y sediento.
Vivir es una pérdida de tiempo.
Debería utilizar mis preciadas horas
cuidando un rebaño de ovejas
en las praderas de Venus.
Bailar jubiloso rock & roll
en el arcoiris de la luna.
Cantar romances
en las puertas del paraíso.
Domar fieras sonrientes
ahí donde el universo comienza.
Sin embargo sigo mi ruta cotidiana
mi obligada bitácora de la existencia
y cada segundo es una broma
y cada broma una triste realidad.


4 comentarios:

  1. Vivir, sucesión de contrastes, unas veces arriba, otras nos vamos para abajo.
    Media vida maldiciéndola y otra mitad queriendo no perderla por momentos.
    Y un día, cuando ya no hay regreso, nos agarramos con las últimas fuerzas a ella.

    Somos complejos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. vivir es lejos lo más peligroso uno hace
    claro que hay quienes cambian ese vivir por rutinas y se quedan en ellas por siempre

    abrazo y feliz dia del libro atrasaditooooo

    ResponderEliminar
  3. Si no vemos la felicidad en la rutina porque es tediosa, debería recorrer otras orillas, quizá ella misma salga a nuestro encuentro.

    Besos Ian.

    ResponderEliminar
  4. Quebrar la rutina es lo sabio poeta, quebrar los esquemas al estilo de Nicanor. Allí radica la verdadera forma de encontrar la tan ansiada felicidad.
    Un abrazo desde un otoñal Santiago.

    ResponderEliminar