domingo, 15 de julio de 2012

LA ESTRELLA FECUNDA





                    Helene Welden, seis años de edad  

Desde alguna esquina recóndita
del sabio universo
se desprende una estrella
y me toca el alma.
Yo me encuentro durmiendo
en la silenciosa y nevada 
ciudad danesa de Hvidovre.
Tomo a la estrella candente
y la introduzco en mi boca solitaria.
Me besa
y sus labios se iluminan
me abraza
y en su vientre redondo y profundo
(como el planeta Terra)
un niño se pone a vivir.
La señora Soledad
se retira de nuestras vidas
derrotada para siempre.
Entre astros fértiles
y senderos siderales
Ella, yo y el niño
volamos sonriendo.
Esto que acaba de ocurrir,
me dice apasionada la estrella,
es la realidad, no un sueño.
Intento despertar
pero me resulta imposible.

9 comentarios:

  1. Qué faltos de estrellas estamos, Ian. Que escasez de ellas nos oscurece.
    Así que tomo esta estrella (poema) así me ilumine en este lunes que promete.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Bellos versos soñadores de estrellas.
    Todos tenemos una que nos acompaña por siempre.
    Gracias por llegar desde el Norte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Necesitamos urgentemente una estrella, así que me llevo la tuya Ian..Un beso y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  4. Sincero, directo, emotivo. Capaz de producir una mirada interior. Sí, de hacerme mirar hacia mi vientre y recordarme que del mío nacieron dos estrellas que, como la tuya, dieron una luz, un color y, un calor no comparable a ningún otro de los que alumbraban hasta entonces mi vida.
    La fría tierra nórdica, esconde vivos e intensos fuegos internos que, como el tuyo, se hacen palabra.
    Gracias, Iam, por conducirme hasta esta mirada interior.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonito!

    Con solo besar una estrella de luz, real o imaginaria, revive el corazón del niño que guardamos dentro, y toda la infértil soledad se aleja para siempre.

    Abrazos alados, Ian.

    Y mil gracias por visitar mi casita de mariposa!

    ResponderEliminar
  6. Ian, la estrella que espanta a la oscura soledad y enjendra vida y futuro. Y es luz de sueños que ilumina una vida plena e intensa.
    Delicioso poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Saludos Ian
    que bueno que tú has encontrado esa estrella
    y no la dejes jamás...

    la felicidad es algo que debemos atesorar siempre!

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Derrotar la soledad....excelente
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. La estrella del amor.

    Un poema bellísimo Ian.
    Cariños.

    ResponderEliminar