domingo, 8 de julio de 2012

DE GUERRAS Y SUS SANGRES




              Ian Welden. Copenhague 1995


y acumulando estos silenciosen una sola voz, la roncavoentrecortaddCuba90 Lo asesinó un capitancito,un generalito: en un tren[196]le dijo: ven, y por la espaldahizo fuego el generalito,parqucallarlvo95ronca de los cañaverales.  
Centro América
Mal año, ves más allá de la espesa
sombra de matorrales la cinturade nuestra geografía?Una ola estrellacomupanasuabejaazule100
contra la costa y vuelan los destellosdel doble mar sobre la tierra angosta...
 Delgada tierra como un látigo,calentada como un tormento,tpaseHondurastsangr105en Santo Domingo, de noche,tus ojos desde Nicaraguame tocan, me llaman, me exigen,y por la tierra americanatoclapuertaparhablar110toco las lenguas amarradas

"La guerra fue del cielo derivada
y en el linaje humana transferida,
cuando fue por la fruta reservada
nuestra naturaleza corrompida;
por la guerra la paz es conservada
y la insolencia humana reprimida;
por ella a veces Dios el mundo aflige,
le castiga, le enmienda y le corrige"

Alonso de Ercilla. 
LA ARAUCANA.

"Un día llega de lejos 
huescufe conquistador 
buscando montañas de oro 
que el indio nunca buscó 
al indio le basta el oro 
que le relumbra del sol 
levántate Curimón"


Violeta Parra
ARAUCO TIENE UNA PENA. 




Fueron tiempos de espanto
quisiera no recordar
lo que no vieron mis ojos
siempre en mi sangre estará.
Fueron los días de mis viejos
y yo no estuve ahí,
oro por oro, grano por grano
y el arte de mentir y mentir.
Nuestro mar era un secreto
mas llegaron por ese mar
mil seres como nosotros
pero algo no era igual.
Clavaron en nuestra tierra
a un hombre con brazos en cruz
uno por uno, alma por alma
fueron robando la luz.
Será la historia del tiempo
será el poder del poder
fuera lo que se quisiera
nunca cesó de llover.
Tantos millones de soles
sin poderlos contemplar,
no llores negra, llora mi negra
no llores, llora no más.
No cantes hijo, canta mi hijo
canta, no cantes jamás.
Hoy sobre esta colina
siglo y siglos después
siglos sin darle descanso
a espaldas, brazos y pies.
Esos metales malditos
esas mañanas sin luz,
no llores negra, no llores hijo
no llores hombre en la cruz.

Ian Welden, Copenhague 

5 comentarios:

  1. Que lindo Ian, sabes?; es muy bueno llorar, el alma se libera al utilizar esa defensa que a casi nadie le gusta...llora, llora, llora, llora, hasta que no puedas reír, que es bueno para el alma..mil besos de lUZ

    ResponderEliminar
  2. Hola Ian, muy bellos todos los poemas.
    Es bueno llorar, pero no es tan bueno cuando se llora por falta de libertad. Intuyo que estas muy apegado a las personas de color chocolate. Creo que tu poema nos habla del oro y las personas que se vuelven locas por conquistarlo. Tener y tener aunque con ello tengan que morir miles, millones de personas a las que se las esclaviza para sacar el oro maldito de las montañas, destruyendo estas.
    La pintura muy buena. Una dama color chocolate con vestido blanco y pidiendo clemencia mientras está rodeada de salpicaduras de sangre. Aunuqe también está el color amarillo que puede ser sangre en la primavera de ...
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Un poema muy bello pero a la vez triste.
    Cuando nuestra alma necesita llorar hay que dejar que las lágrimas broten.
    Un beso, Ian.

    ResponderEliminar
  4. Querido Ian, te voy a dejar, más menos, el comentarios que ayer fue imposible (eres un máqina, lo solucionaste!!!)

    Ninguna guerra se justifica (por mucho que clame Obama), solo traen dolor, desesperación, sometimiento, quitan la dignidad y sobre todo ello, lágrimas.

    Aquello fueron tiempo de espanto y lo siguen siendo.
    Arauco llora... y no ha parado de hacerlo. Lo sé muy bien también.

    Besos Ian, y un apaluso

    ResponderEliminar
  5. Impactan , la pintura y los poemas.
    Tal vez la historia seque algunas lágrimas.

    ResponderEliminar