lunes, 19 de noviembre de 2012

LA ADOLESCENCIA NUEVAMENTE



Ture y Ann -Fotografía de Ian Welden, Copenhague


Qué viejos somos los viejos
con un tarrito en las manos
mendigando ternuras
en los subterráneos de las ciudades.
Ni en las guerras nos dejan participar.
Usamos una amapola de neón
para que no nos confundan con los búhos
y caminamos despacito por el planeta
aireando nuestros desvencijados puntos de vista.
Qué ilusos somos los viejos
comprando ataúdes rosados
a escondidas de los nietos
jugando al póker con la muerte
escribiendo viejas consignas del Ché
en los toiletes de USA.
Qué locos somos tú y yo
succionándole sabiduría a la vida
despertando juntos
a nuestra segunda juventud
besándonos como adolescentes
bajo el rocío de la existencia.
Murmurando I love you forever
en el delicioso altar de nuestros cuerpos.
.
.
.

4 comentarios:

  1. Me gusta como escribe.
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que bello Ian, felicidades por ese tierno amor, no todos lo consiguen, te puedes sentir un privilegiado, como siempre geniales tus escritos.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vuelvo a encontrarme con este poema, Ian, y una vez más me gusta y lo releo con agrado.

    Qué poeta eres!!!
    Grande :)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. ...Y es que el espíritu no envejece,Iam.
    El espíritu está ahí,sin edad,sin límites...deseando y amando la vida.
    Mi felicitación por este poema,que es una muestra de sencillez y humildad...de grandeza interior.
    Mi abrazo grande,poeta y amigo.
    M.Jesús

    ResponderEliminar