martes, 6 de noviembre de 2012

MILAGRO: FÁTIMA, AMIRA, ADEBA Y TODAS LA OTRAS

Muchas veces Fátima, Amira, Adeba y todas las otras niñitas de Somalía se juntan en la Calle Larga de Valby a producir milagros. Sus padres son  somalíes que han vivido ya varias décadas en Dinamarca. Fátima & Co aman Dinamarca, Copenhague y Valby. Sus padres las visten como a somalíes, o sea, les cubren todo el cuerpo salvo las caras y las manos. Pero ellas no son ni somalíes ni danesas.. Son niñitas dulces que hablan danés, somalí e inglés, van a un colegio musulmán y juegan, como todos los niños del mundo. Lo genial es que ya son "milagreras" y cuando juegan en la Plaza de Valby, aparecen animales gigantescos y multicolores en torno a ellas; se escucha música de Vivaldi y Mozart en el aire y ángeles de la guardia bailan ballet y cumbia sonriéndole a los transeúntes que se aglomeran a presenciar el maravilloso espectáculo. A veces la policía debe contener a los espectadores, que gritan "bravo" y les tiran kilos de monedas que a su vez se transforman en pecesitos de colores o mariposas. Pero ellas no quieren dinero, tan sólo quieren jugar. Pero también están los que las insultan. "¡Cerdas inmundas, váyanse de nuestro país!"; "¡negras de m......!"...

Un Comité Anti Milagreras de Somalia (CAMS), muy activo en reuniones de la Real Municipalidad de Valby, exige la pohibición de "las milagreras islamistas". Fátima y sus amiguitas nada saben de todo esto. Son tan ingenuas como las nubes. Pero también existe un Comité ANTI Comité de Milagreras de Somalia (CACMS) que también tiene mucha influencia en las reuniones de la Real Municipalidad. A veces estos comités se atacan con bates de baseball y bastones.  Aparecen en artículos en el Diario Local de Valby y en los periódicos más importantes del país con fotografías a todo color del CAMS y del CACMS sacándose la mugre.

El Gremio de Milagreros de Valby (GMV) organiza a los milagreros de la Calle Larga y del Café Ciré y   ama a Fátima, Amira, Adeba y las otras niñitas.  Logró recientemente llevar el problema al parlamento danés, y en estos dias hay furiosas discusiones entre el gobierno y la oposición. Un grupo de abuelitas y abuelitos de todas las nacionalidades que viven en el reino se reúnen en la plaza todos los domingos después de misa para darle su apoyo a las milagreras somalíes. Vienen con carteles que leen: ¡ARRIBA LAS NIÑITAS MILAGRERAS! o ¡WE LOVE FÁTIMA & Co.! y también LAD PIGERNE VÆR I FRED!, lo que traducido al castellano significa DEJEN A LAS NIÑITAS EN PAZ!

Pero también hay un grupo de tíos y tías que también se reúnen en la Plaza, antes de misa, con carteles que dicen ¡SOMALÍES GO HOME! Los observadores políticos profesionales predicen la caida del gobierno porque en el Real Parlamento danés, el Real Primer Ministro y su exigua Real Coalición Azul que se opone a las niñitas milagreras, sufre ante las feroces embestidas de la Real Coalición Roja que por supuesto apoya la presencia de Fátima, Amira, Adeba y todas las otras niñitas milagreras porque, como dicen "...son una excelente y muy productiva presencia en nuestros sagrados esfuerzos por aumentar el flujo del turismo a nuestro amado reino..." Mientras tanto, Fátima y sus amiguitas siguen sus vidas de niñas, y en su tiempo libre se reúnen en la plaza y cantan simplemente:

CABALLITOHOP HOP HOP HOP SALTA MONTE SALTA AGÜITA NO TE MOJES LA PATITA...

Y, ajenas a todo estos líos, sacan peces de colores de sus bolsones colegiales y hacen que las estatuas de Hans Christian Andersen, Søren Kirkegaard y la Reina Margrette II brillen con los colores del arcoiris.

5 comentarios:

  1. Hola de nuevo Ian:

    Nos dejas otra historia pero real de esas niñas hijas de flujo emigratorio que muchas veces no aceptan los indignos de la vida. ¡Esto me da mucha pena! Casi todos somos errantes de la vida. Mi padre lo fue. Igual que loas padres seguramente, de esos que las rechazan
    Todos tenemos derecho a vivir en cualquier lugar del mundo sin ser insultados sin sentir desprecio de nadie.
    Todos somos del mundo, no solamente de España, de Dinamarca o de cualquier otro País, somos seres del mundo que queremos vivir en paz allí donde nos encontremos.


    Gracias Ian, por compartir algunas vivencias y tus lindas letras.
    Te dejo mil cariños y mi estima. Se muy feliz.

    ResponderEliminar
  2. Después de estos días festivos
    Paso para visitarte y dejarte mi gratitud
    Y cariño agradeciendo tu visita.
    Siempre con gran afecto un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  3. Me pregunto cuándo se producirá el milagro. El de perder el miedo a todo aquello que no sea como uno mismo. A lo diferente. A lo desconocido. Pobres niñas, me digo con un nudo en la garganta. Me conmueven esos abuelos que las apoyan, quizá sean los únicos que las ven como niñas. Sólo niñas. Sin ninguna otra etiqueta. Y me asustan los políticos porque, frecuentemente, en su carencia de ética y de escrúpulos, toman cualquier causa, como vehículo para su fin, sin importarles que lo que toman tenga sentimientos y corazón y cuando soplen otros vientos, o ya gobiernen la nave, tirarán sin remordimientos a las niñitas milagreras. El fin justifica los medios, esa quizá sea la religión del político. Mientras tanto, me aterra pensar el día que las niñitas pierdan la inoncencia y el mundo que las rodea se les revele en su plenitud de hostilidad y prejuicios. Afortunadamente, también se les revelarán corazones y afectos que no sienten a través del color de la piel o de la religión. Afortunadamente, se les revelarán también corazones que, simplemente, aman.

    Un fuerte y cálido abrazo

    ResponderEliminar
  4. Un bello relato con taaaaanta ternura Ian, las pequeñas poco saben de la politica y los odios, solo saben jugar y ser felices, hasta que crescan y la inocencia se vaya....

    ResponderEliminar
  5. Un buen relato con gran mensaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar