lunes, 23 de mayo de 2011

ZARPAZOS







Astuta e imprudente
como una pantera matona
me envía zarpasos virtuales
a través del universo.
Ni siquiera una tarjeta postal
a la antigua
o alguna foto amarillenta
que yo pueda tocar y lamer.
Agresiones que me desmoronan
porque soy un hombre humilde
nada más.
Te quiero confesar una cosa,
compadre.
Yo también conjugo el verbo menstruar
y tengo tardes solitarias
y rincones ocultos y misteriosos
como cualquier animal frágil.
Pero ella insiste con su saña profesional
y yo me voy enfermando de a poco
como una estatua indefensa,
como una oxidada estatua de bronce
que llora porque también va a enloquecer.

De mi poemario COSAS DE HOMBRE


Fotogafía de Ian Welden, Copenhague 2011.

.

7 comentarios:

  1. Nunca me han gustado los zarpazos gratuitos ni tener que oxidarme por pura desazón ante la injusticia y la ignorancia.
    Y bien que conjugas el verbo menstruar, Ian, qué grandeza de alma.

    Un beso con mi cariño

    ResponderEliminar
  2. Un poco de locura no esta mal...pero de desamor ya no más.
    pd
    Yo también.
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  3. Los zarpazos que mal sonantes son hay personas que disfrutan dándolos a diestro y siniestro sin importar tan siquiera se hacen daño o no. Ian eres un hombre entero y verdadero por el sentir de tus letras, así admiro yo a las personas integras de corazón y alma.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. hay que saber evadir los zarpazos y un poco de locura no viene mal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Por eso hay días y días.Tu eleges como llevarlos de la mejor manera ;)
    Besitos Ian, y desde ya GRACIAS por tu preciosa colaboración.

    ResponderEliminar
  6. pobre sujeto poético!!
    tener que aguantar a una bestia con garras tan afiladas, será algo de masoquismo?
    porque quien aguante una relación así no está bien , ni en equilibrio, ni en autoestima

    besitos ÏAN, pasa una semana genial:)

    ResponderEliminar
  7. Querido Ian, estoy totalmente de acuerdo con Melba.
    Desde mi corazón andaluz, lleno de cariño, humildad y aprecio, te envío un abrazo grandote, esperando que hagas caso omiso a tanta desverguenza.
    ...Y déjate llevar sólo por los buenos propósitos de los que te apreciamos.

    Un beso y que sigas bien.

    ResponderEliminar