jueves, 3 de noviembre de 2011

LA SONRISA EN EL BAÚL




En el baúl de los recuerdos
encontré tu olvidada sonrisa
junto a tu muñeca de trapo
y tu diario de vida.
Desempolvando recuerdos
de tu mágica infancia
me pregunté sorprendido
¿dónde estarás ahora?
Llegas con tanta prisa
a mi casa solitaria
me das un beso de pasada
y te sumerjes en tu teléfono.
Y te vas nuevamente
como si nunca hubieras llegado
olvidando nuevamente tu sonrisa
en el baúl de los recuerdos.




Fotografía del poema,"Sidsel en su Mundo", de Ian Welden, Copenhague 2011.

7 comentarios:

  1. Qué maravilla de poema,Ían. Describes muy bien la inmensa tristeza de un padre ante la total indolencia de su hija.
    Has usado un excelente símbolo, un baúl, para subrayar la alienación de ella y la impotencía de él.
    Escribes con amor y dulzura y el resultado es genial.
    Un beso y un abrazo y muchas felicitaciones.
    Ana María Miranda, Buenos Aires Argentina.
    PD Preciosas las fotografías!

    ResponderEliminar
  2. Los hijos que no cesan de olvidar cosas. Incluso hay momentos que nos olvidan a nosotros. Ley de vida, dicen. Hay leyes que...

    Sólo para que te sirva de consuelo, aunque ya lo sabrás, los hijos siempre regresan de alguna manera a buscar en el baúl.

    Abrazos en día de lluvia

    ResponderEliminar
  3. Van creciendo, incorporando modos nuevos, pero estoy mas que segura que la sonrisa vuelve, nunca la olvidan, solo a veces se distraen de ella.

    Un abrazo Ian!

    ResponderEliminar
  4. Un poema muy hermoso Ian,profundo y con tintes de un dolor amargo.
    Besos a tu alma.

    ResponderEliminar
  5. La vida se abre en su esplendor, con sus caminos y experiencias.
    Pero otro día el camino te vuelve a poner de vuelta aunque de otra manera.
    Para todos es un aprendizaje.

    Besos Ian, buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Bellas fotos, buenos textos: desde Chile un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Lindo poema. Real y auténtico.
    Los hijos vuelven, pero mientras...
    El proceso de crecer tampoco es fácil para ellos/as.
    Quizás cambien su carácter y sus actitudes durante una temporada, más o menos larga, para que los dejemos madurar.
    Es una forma de defenderse y cimentar su personalidad, la suya, no una fotocopia de la nuestra.
    Pasaba por aquí. Hermosas fotos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar