viernes, 25 de noviembre de 2011

BITÁCORA DE UN PUEBLO FELIZ


Después de la leche con miel
salimos al corral
y liberamos al último caballo alado.
El miércoles por la noche
encendimos la fogata
y en ella aparecieron
dragones del Tucúquere
pequeños como los dedos pulgares
de una adolescente inca.
El jueves, nada especial,
tan sólo vagar por el parque
y admirar las estatuas de piedra
que nadie sabe quién construyó.
El sábado bailamos hasta el cansancio
al ritmo de las estrellas
y al llegar la madrugada
nos tendimos sobre la hierba
para registrar en nuestros cuadernos
los segundos que transcurren
entre la puesta de la tímida luna
y la violenta salida del sol.
El domingo fresco y temprano
horneamos pan de maíz
y luego fuimos a la plaza
donde el alcalde nos contó el cuento
de la aparición del primer árbol
en la mitad de la Calle Principal.
En la noche del domingo
expulsamos a todos los amantes de la violencia
y nos dispusimos a cenar maquis y piñones.
Cantamos canciones mapuches
y nos fuimos a acostar emparejados.


De mi poemario inédito EXILIARIO, Copenhague 1976.
Dibujo/Collage de mi autoría. Copenhague 1997.
.

5 comentarios:

  1. Qué paraíso, Ian...

    Ayü Mapu newe, Mapu!!!

    Besos, que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  2. cómo ha cambiado
    las malas costumbres se pegan como la sarna
    y es triste ver y leer noticias del maltrato entre ellos como en todos lados, ya es pandemia mundial

    besitos y luz
    buen fin de semana

    ResponderEliminar
  3. bello canto que nos compartes Ían, quizá un oásis ilusorio, pero peor es na'

    felicitaciones por tu trabajo

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, Ian.
    Tu sensibilidad se pone de manifiesto en cada entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Así debería ser siempre estimado Ian
    que bien comprendes y señalas el ideal...
    sin dudas aquello está lejos de ser en este tiempo
    pero existen !
    los ideales no siempre se logran
    aun hay mucho por hacer sobre el respeto
    a la mujer en el mundo...
    y en mi país mucho por trabajar en este sentido.

    saludos!

    ResponderEliminar