martes, 4 de septiembre de 2012

LA VISITA DE FREYA (De mi poemario Crónicas Nórdicas)


                                 "La diosa Freya", Ian Welden 2007.

Con las narices metidas
en nuestros propios asuntos
la vida transcurre y transcurre
como suele hacerlo la vida.

Pero qué tontos podemos ser a veces
nosotros los seres humanos.

La paz y tranquilidad
que reina ahora por estos lares
se ha transformado en fatal aburrimiento
y hemos perdido tantas cosas bellas
tales como la sensualidad, el erotismo
la ternura y la intimidad.

Tenemos sí promiscuidad y fornicación
y orgías y bacanales en las navidades
y semanas santas.

Pero no la cálida
fértil
contagiosa
semilla de La Intimidad..

Debe ser por eso
que Freya anda por aquí.

Entró a nuestros reinos
una madrugada del 1 de mayo
su cumpleaños número mil
en su carruaje de madera de roble
tirado por dos gatos misteriosos
cuyos nombres nadie conoce
e instaló su cuartel general
al lado de la estatua de la Sirenita
en el neblinoso Puerto de Copenhague.

Diosa de la felicidad, la primavera
la fertilidad y el acto sexual
esta mujer dorada y preciosa
y de un genio violento y brutal
cual huracán desenfrenado
llamó de inmediato con su voz de trueno
a la Primera Reunión Nórdica del Amor.

Reyes y reinas y  ministros
y ministras
se han apresurado vanidosamente
a acudir al llamado

Pero la diosa los ha increpado duramente
por egoísmo
deslealtad
elitismo
ostracismo
clasismo
narcisismo
amoralismo
cinismo
mentira
hipocresía
flojera
robo
soberbia
y tal vez amoralidad.
Pero sobre todo
por incompetencia y hurto.

Tanta fue su ira
que su collar de ámbar
regalado por Thor
se hizo añicos
y su voz se escuchó no tan sólo
en los reinos nórdicos
sino en todo el sistema solar..

Los ladrones incompetentes
huyeron despavoridos
a esconderse en sus palacios
y Freya se fue por los caminos
contagiando su intimidad
a diestra y siniestra
como si fuera
una benigna epidemia incurable.

Ahora que se ha ido
nosotros los mortales  de cada día
nos atrevemos a reír en las iglesias
saludar a los vecinos 
cantar a todo pulmón en las calles
y decir "te amo" sin avergonzarnos.

Publicado por José Pivin en su revista EL GALLO EN ALPARGATAS, HAIFA.
http://el-gallo-en-alpargatas.blogspot.dk/2010/06/ian-welden-multifacetico-artista.html


6 comentarios:

  1. Que venga a este país y la líe en le congreso de los diputados, por favor!!!

    Ian, estaré ausente unos cuantos días.

    Hasta la vuelta, abrazos

    ResponderEliminar
  2. Bella Diosa, debería correr por el mundo y tratar de resolver el conflicto del mundo.

    Hermoso.

    Saludos Ian.

    ResponderEliminar
  3. La necedad del ser.
    No tenemos vergüenza ni la conocemos.
    Es lo que íbamos buscando, o tal vez no, pero es lo que tenemos, a pulso nos lo hemos ganado, a ver ahora como salimos del entuerto.

    Besitos mediterráneos.

    ResponderEliminar
  4. Pero la diosa los ha increpado duramente
    por egoísmo
    deslealtad
    elitismo
    ostracismo
    clasismo
    narcisismo
    amoralismo
    cinismo
    mentira
    hipocresía
    flojera
    robo
    soberbia
    y tal vez amoralidad.
    Pero sobre todo
    por incompetencia y hurto

    Una diosa así se necesita para hacer justicia en diferentes partes del mundo... abrazos a la distancia!
    Siempre es grato leerte.

    ResponderEliminar
  5. Un bello cuento amigo, cuando la vida se torna aburrida uno hace cualquier cosa para volver a sonreir, nos hace falta volver a hacer las cosas con las manos, sentir de nuevo la piedra, la madera, y sentir de nuevo el agua sobre la piel.... nos hace falta volver a la naturaleza y hacerlo de una forma real...

    ResponderEliminar
  6. Si no metemos la nariz en nuestros asuntos, quien lo va hacer?esto es broma, no me hagas caso Ian.Tenemos que volver a labrar la tierra, y a trabajar con el esparto,en fin a todo lo de antes, yo lo añoro, demasiada tecnología, mucha maquina funcionando y mucho hombre parado, así no vamos a ninguna parte.Un cuento muy bonito, porque tu pluma es genial, no me canso de decírtelo amigo.Te mando mil besos de luz.

    ResponderEliminar