martes, 26 de abril de 2011

LA MARIPOSA QUE SE TRANSFORMÓ EN MUJER

Siento tu aroma
bailando entre los geranios
en mi inmensa ventana
y me haces comprender
que ya no eres mi mariposa
a pesar de todo
sino un alma.
Te sientas a comer un damasco
en silencio
y en la televisión
malabaristas profesionales
penosamente intentan imitar
tus mágicos movimientos distraídos.
Me llamas desde la plaza
con tu celular rosado
y me dices que llegarás a las siete
y te adivino ahí de pie
hermosa
sonriéndole al mundo
y ya no eres una mariposa fugaz
sino una mujer.
Llegas a las nueve de la noche
y me miras de reojo
para constatar que llegaste atrasada
y te sumerges en tu mundo virtual
mientras yo ya me puedo dormir
tranquilo y en paz.
.
Fotografía y diseño de Ian Welden. Copenhague 1995

.

9 comentarios:

  1. Crecer es difícil. Cuando los padres hacen de padres, es más fácil.
    Besos de una Sevilla en preferia

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo :)Hermosa prueba de amor.Besos***

    ResponderEliminar
  3. Es bello cuando los ojos de un padre llenan con sus letras de poesia un sentimiento de amor y ternura ..muy Lindo Ian


    Saluditos

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Cuesta aceptar que han crecido, en el fondo siguen siendo capullos para nosotros...Cuesta asimilar que deben emprender el vuelo, y que ya son adultos...Muy bello escrito.
    Un abrazo Ian.

    ResponderEliminar
  5. Ian, los poetas sois los últimos redentores. Sois los únicos que poseéis las claves para trascender este mundo de palabras usadas hasta la náusea para, a través de ellas, a pesar de ellas, al margen de ellas, mostrarnos el camino al otro lado del espejo, al otro lado de las bambalinas, para que el guión prefabricado, mil veces interpretado, se nos caiga de las manos y abramos los ojos.

    Encantado de encontrarte en este curioso mundo de caminos azarosos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La paternidad aporta esa y otras entrañables experiencias. Y es verdad que cuando hemos perdido definitivamente a la niña, aparece la mujer, ese misterioso ser humano que piensa, que siente y que tiene sus propios proyectos, a veces muy alejados de los nuestros.

    ResponderEliminar
  7. Es difícil ver como toman fuerza y llenos de colores vuelan, los miramos con orgullo al ver complementada la metamorfosis necesaria para seguir la vida...
    Mientras tanto, mientras que la vida nos permita, ahí estaremos.

    Precioso Ian, te admiro mucho como artista, como persona y como padre.

    Abrazos muchos.

    ResponderEliminar
  8. Los hijos, los hijos, los hijos ¡hermoso texto! Una heredad en donde aún podemos recrear los sueños, los más íntimos, los más luminosos, los que el mundo en sí jamás nos los daría.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  9. Los hijos crecen afortunadamente tu mariposa aún está contigo no importa si un mundo virtual. La tecnología atrapa.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar