martes, 30 de octubre de 2012

SAN BOI



                                                                 Fotomontaje de Ian Welden, 2007

Cuando joven, tuve que abandonar mi patria y mi familia. Crucé la Cordillera de los Andes y el Océano Atlántico en un destartalado Lan Chile -Línea Aérea Nacional- y llegué a un pueblito llamado San Baudilio del Llobregat conocido en la región como San Boi -norte de España- y muy cerca de Barcelona, la capital de Cataluña.

San Boi era un pueblo de pocos habitantes; un cerrito en la mitad -que me recordaba Santa Lucía de Santiago- y un río oscuro y lodoso llamado Río del Llobregat. Yo iba a pasear mi soledad por el cerro y el río echando de menos a mis amistades y a mis amores en Santiago.
Llobregat, me viste llegar una tarde (tipo extraño -no - de - aquí) y  me tendiste tu alfombra roja. Me cuidaste como una madre cuida a su hijo enfermo.

En las tardes calurosas me acurrucaba bajo la sombra de tus árboles y dormía siestas a la chilena mientras a mi alrededor caminaban pastores con sus cabritas y chivos y campanas. Nos hicimos amigos y guardaste mis secretos con discreción a orillas del muro de tu  Hospital Psiquiátrico del Municipio, Montserrat y su lengua poderosa. Y entre las basuras del destartalado río, Constanza.
Y Dolores, la mujer más linda de Cataluña, empleada del supermercado local.
YO: Cien gramos de jamón, por favor.
DOLORES: ¿Jamón dulze o jamón ahumado?
YO: ¿Cuál es la diferencia?
DOLORES: ¡Puez... vaya! que si te apeteze te doy un millón de gramoz del jamón máz dulze que hayaz conozido en tu vida... ¿Vale?
Esa noche nos fuimos al Cementerio Municipal y entre muertos envidiosos y tumbas  intercambiamos regalos. Quedamos sorprendidos ante tanto cariño y satisfacción que dos seres desconocidos pueden entregarse.
Al salir del Cementerio (a cuya entrada estaba escrita la siguiente advertencia: "Los que aquí se acuestan jamás saldrán caminando") proclamamos eufóricos de oporto y de amor el acercamiento entre los pueblos hispanoamericanos.
Te traicioné.

"A vegades no saps perque
et deixas emportar com lagua dun riu..
y da sobta racordas
que la main feillugas
tanan al timon a duas pasas *

Un día de julio tomé un tren en la Estación Central de Barcelona y trepé hacia el Norte de Europa, hacia la oscuridad y el hielo de Escandinavia en pos de una mujer rubia. Dejé atrás tus cabellos y ojos negros. Y tu sardana de trescientos ochenticinco pasos, tus pititos y tus pañuelos en tu cabeza.
San Boi, muchos años más tarde volví ya viejo, a visitarte. Estabas silencioso como siempre con tu cerrito  situado en el centro del pueblo. Y tu río lleno de viejos refrigeradores oxidados y aparatos de televisión ya muertos y colchones olvidados.
Grité por tus calles en la noche y le pedí compasión al descomunal muro de tu Manicomnio Municipal: ¡Montse, Constanza, Dolores! ¿Dónde están?
¡Jamón dulce! ¡Jamón dulce!
La Guardia Civíl me sorprendió con mi botella de oporto ya vacía. No entendieron mi historia pero me trataron con amabilidad.

Chao San Boi...
Macachis en la mar salada.
Eso matesh. ¿Com va so?
¡Adeu su au!
a veces te dejas llevar
como el agua de un río.
Y de pronto te acuerdas
de que tienes el timón a dos pasos...

*Valeria Pullo
l

5 comentarios:

  1. Historias dejando un pedazo de corazón en cada tierra, así se va haciendo camino cuando se añora la propia tierra.

    Muy conmovedor.
    Un abrazo Ian

    ResponderEliminar
  2. Yo vivo al lado de Sant Boi, cerca del Rio Llobregat y me ha enternecido tu historia y hasta tu catalán escrito. Un abrazo Ian

    ResponderEliminar
  3. Amigo mi mamá es Catalana y conozco Barcelona y Montserrat, es precioso, la gente amable, tengo los mejores recuerdos en mi corazón, no tuve amores porque fui una semana solamente y estaba con mi marido ...en ese tiempo estaba casada jaja.
    Pero te entiendo tan bien todo tu post, y me encantó...pero recuerda que nosotros seremos jovenes eternos en nuestro interior!!!
    Un abrazo enorme y que la nostalgia te venga en buena.
    Besosssssssssssssss guapo.
    mar

    ResponderEliminar
  4. Ian el frió otoño te hace recordar amores lejanos...es una forma de calentar el alma, con dulces recuerdos...aunque espero que tengas amores mas próximos...los amores de madurez,que son menos alocados,pero a mi entender los mas profundos...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me has emocionado con esta entrada, querido Ian, será por eso de que vivo tan cerca de Sant Boi, o será, más bien, porque me encanta saber y conocer los gratos recuerdos que guardas de esta tierra , esta tierra que me adoptó desde que tenía cuatro añitos. Yo siempre digo que soy una galaico-catalana, gallega de corazón y catalana de adopción. Las dos tierras forman parte de mí.

    Un abrazo desde el corazón

    FINA

    ResponderEliminar