sábado, 15 de diciembre de 2012

JAKELINE






MILAGRO
Para Jakeline Sommerfugl, por supuesto.
       

Dibujo de Ian Welden, Valby, Copenhague
En el cuarto piso del edificio del frente vive Jakeline, una mujer hermosa sabia y dulce. Ha vivido allí un año y yo recién la vine a conocer anoche.La observaba regar sus rosales en su balcón que da hacia el ventanal de mi departamento. O colgar su tentadora ropa interior recién lavada. 
La miraba con prudencia y ella me observaba sin disimulo; yo regaba mis lirios o escribía milagros en mi computadora. Sabíamos que existíamos. A veces nos encontrábamos en el supermercado de la esquina y ella me miraba desde sus ojos azules. Y yo hacía lo mismo, con timidez.
 Otro la habría abordado con "hola", o "te he visto en el balcón" o algo por el estilo. Pero yo  soy tímido.  Ayer al atardecer salí a caminar por la Calle Larga de Valby  y sentí pasos detrás de mi. Creí morirme. Era ella.Dios mío qué hacer! No tuve más alternativa que sonreírle. Ella me sonrió también y  me dijo "Te he visto caminar por aquí varias veces. Tú sabes quién soy yo. Me llamo Jakeline y tú te llamas Ian...""¿Y cómo sabes mi nombre?" le pregunté sorprendido.
"Porque te espío" y me regaló una  sonrisa de ángeles.Ambos sabíamos que íbamos al Café Ciré,así que seguimos caminando en silencio.
Anochecía y el frío  del otoño danés comenzaba a invadir Valby. 
En el café , Jakeline pidió un vodka doble con jugo de naranjas y yo mi Carlsberg de costumbre. Skål, salud! nos dijimos y nos ubicamos en un rincón.
El fantasma de Elvis cantaba are you lonesome tonight... Sobre el mesón,  Marilyn Monroe hacía striptease  y en un rincón Pinochet y Hitler  vociferaban y daban violentas palmadas y bofetadas en el aire

Yo sé casi todo de ti, tienes cincuentinueve años de edad, escribes milagros, has pintado hermosos cuadros, música, tienes dos hijas, eres chileno... y mucho más. Sé todas estas cosas porque te espío  pues me resultas interesante, me gustas".

Hitler se puso de pie violentamente y abandonó el local seguido por Pinochet. Ambos gritaban incongruencias pseudoplíticas.. Al mismo tiempo entró Hans Christian Andersen seguido de un patito muy feo parecido a él.

  Marilyn estaba desnuda y nadie le prestaba atención. recogió sus ropas y se fue corriendo, indignada.  Sin saber cómo ni cuándo Jakeline y yo nos estábamos besándonos  apasionadamente.
          Ésto es un milagro, pensé. Un milagro y un misterio.

El misterio me lo aclaró ella. Era muy simple: es profesora de castellano de mi hija...Salimos a la noche fría con luna llena y estrellas. Yo miraba estrellas propias. Caminamos de regreso y me invitó a su hogar. Y allí tocamos juntos el cielo toda la noche.
l
Ahora,mientras escribo, riega su flores en el balcón. Me hace una seña, me sonríe y me susurra con sus labios deliciosos:
Nos estamos espiando...

3 comentarios:

  1. Hola Ian, me ha gustado mucho el relato y el dibujo, tu estilo es muy personal. Tenés un blog muy interesante!!!
    De paso te invito a que te des una vueltita por el mío, muy nuevo, de cuentos.
    Saludos desde Buenos Aires

    ResponderEliminar
  2. De milagros y misterios construimos la vida. Los milagros son los necesarios para creer en los sueños, y los misterios para develar el destino.
    Entretenido relato Ian, solo un detalle... ese apellido, ese apellido que me sangra el pensamiento. Pino...ufff.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Las fantasias nos acompañan a vivir
    Interesante relato
    Abrazo

    ResponderEliminar