viernes, 14 de diciembre de 2012

MI ÁNGEL






Para Melba Reyes, mi Geranita 
Y también para "the little boy inside the man"



Anoche  ocurrió  un festival en mi barrio en la Calle Larga de Valby.  Sus concursos de dibujo, teatro, música, baile, canto y juegos atrajeron a cientos de peques, con sus padres y abuelos.  

Me detuve a apreciar ese acontecimiento cuando una niñita de unos cuatro años de edad, disfrazada de angelito, me dijo -"Ian, cómprame un canastillo con frutillas, por favor".


Los canastillos con frutillas son una tradición de amistad en el festival así que la conduje a un puesto y  le compré uno. Supuse que se trataba de la hija de algún vecino. Luego, poniéndome una frutilla en la boca me comandó -" ¡Ven a sentarte conmigo!"

Nos sentamos en un banco y me preguntó: "¿Cómo te has sentido del estómago? ¿Has tenido recaídas?". Me sentí confundido y ella, al notarlo, me regaló una carcajada. "¿Cómo te llamas? ¿Quiénes son tus papás?" le pregunté. Observé sus rulos rubios y sus ojos azules. Su cara y personalidad me resultaron familiares. Sacó de su bolsillo un puñado de estrellitas  y me dijo, riendo: "¿No te acuerdas de mi, Ian? Nos vimos  el catorce de septiembre de este año. Yo te cuidé en el Hospital del Reino cuando sentías morirte. Me llamo Cinthya, Ian. ¡Soy tu ángel!".

En efecto, estuve hospitalizado en esa fecha. Me sentía mal por la noche y una enfermera muy dulce me calmó. Me hizo cariños en el pelo y con una canción de cuna me hizo dormir. Dijo llamarse Cinthya. Al día siguiente,  pregunté por ella. Los doctores me aseveraron que en  el hospital no existía una enfermera llamada Cinthya. Me dijeron que seguramente fue un sueño causado por la fiebre.

"¿Cinthya?...¿ángel..?" balbuceé, atontado.
"Es muy simple, cálmate", me dijo "Respira profundo, cómete otra frutilla. En el fondo, entiendes bien esta situación".
 Me levanté y respiré con fuerza varias veces. Sentí síntomas de desmayo. Paseé mi mirada por la Calle Larga, el festival no era una alucinación... era mi ángel.
Volví a sentarme  a su lado sin saber qué decir. "¿Por qué?" le pregunté. "Porque sí" me dijo ella coqueteando como la niñita que era. Luego se levantó, me dio un besito en la mejilla y con un "Nos vemos!" desapareció entre la multitud.





Fotografía de la narración, Sidsel Explorando el Fuego" de Ian Welden. Copenhague 2000.

.

5 comentarios:

  1. Una belleza tu ángel. Siempre nos acompañan aunque no los veamos. o yo no estaría hoy aquí escribiéndote.

    Gracias por tu visita a mi blog, eres muy bienvenido.

    Por cierto, mi yerno es danés.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Que linda historia!

    ¡Siempre hay un angel entre nosotros dando vueltas!

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  3. mil bendiciones a ti y ese ángel que inspira tanta belleza en tu pluma
    feliz fin de semana Ían, pásalo genial, disfruta esa compañía llena de sueños y vida

    besitos

    ResponderEliminar
  4. Qué historia tan conmovedora, Ian. Los ángeles siempre presentes en aquellos corazones sensibles :)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Si
    creo que nuestros ángeles siempre están presentes en nuestra vida
    y a veces nos olvidamos de pedirles a ellos su compañía...
    un hermoso relato
    que da cuenta también de tu gran fe
    gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar