miércoles, 26 de diciembre de 2012

EL BOSQUE DE SØNDERMARKEN




Fotografía de Ian Welden, Valby, Copenhague.

Milagro: EL BOSQUE DE SØNDERMARKEN
Para Graciela, donde quiera que estés.

A diez minutos de mi casa en la Calle Larga de Valby, queda el bosque de Søndemarken. Está ubicado entre el Zoológico de Copenhague, la centenaria y palaciega Cervecería Carlsberg y el centro de la capital, a media hora a pie.
El bosque en la noche es encantador, o aterrorizante, según del estado de ánimo del visitante. Del zoológico adyacente se escapan animales salvajes que deambulan entre la vegetación o se encaraman a los árboles milenarios. Y en el balcón de la Cervecería los fantasmas del señor y la señora Carlsberg se pasean tomados del brazo cantando antiguos cantos vikingos.
No hay luz, salvo la de la luna, si es que uno es afortunado. Y por estas razones puede también ser atemorizante.

Yo he experimentado a ambos bosques. El dulce, iluminado y tranquilo Sondermarken y el  tenebroso.En mis noches en vela, cuando me invaden  pensamientos lúgubres , salgo a caminar por el bosque. Esta medianoche me encontré con simios, tigres, cóndores en las ramas de las  hayas y boas en el lago. No me molestaron en absoluto. Un loro me gritó "Ahí está tu abuela! Ahí está tu abuela!"..
.
Caminé hacia la antiquísima fuente de agua en el centro del bosque. Bajo ella está una bóveda del tamaño de diez canchas de fútbol. Dicen que ahí viven seres pequeños y ogros. Yo he entrado muchas veces pero sólo he visto antiguos dibujos de vikingos en las húmedas paredes.

Como de costumbre, no había otros caminantes desvelados. Escuché una dulce voz cantando. Sentada a la orilla de la fuente, una niñita de unos diez años de edad, blanca y luminosa, cantaba. Me acerqué despacio a ella, pensando en no asustarla. Entonaba una canción de cuna en castellano:
Duérmete mi niño
Duérmete mi sol
Duérmete pedazo
De mi corazón
 
Cuando el sol se pone
Sale la lunita
Y te canta cantos
Como tu abuelita...

Y puso sus ojos de luna llena sobre mí "Yo me llamo Graciela y sé muy bien quién eres tú, nieto querido!"
En este bosque nada resulta asombroso. Hay que estar preparado para milagros que fluyen como el agüita de una vertiente. Pero esto me dejó helado.

El fantasma de mi abuela, Graciela, ¿aquí en Valby?

"Abuelita, ¿que edad tiene usted?" le pregunté, por preguntar algo.

´"A ver, mira, no sé. Muuuuuchos años. Soy muy vieja, nietecito mío. Pero esta noche sólo noche tengo diez años de edad... Ja ja ja!"

Un alarido de ave salvaje fue contestado por rugidos de panteras en la oscuridad de Søndermarken.

"Pero, ¿cómo, por qué?" le pregunté, muy confundido.


."No te asustes, nietecito. Hay muchas cosas que tú no puedes entender. Sé que estás bien, contento con tu vida. Sé que hay ángeles que te cuidan, a ti y a tus hijas. Yo también te protejo siempre. Tu abuelo Ruperto me está esperando en Valparaíso. El tiene doce años de edad. Vamos a ser novios y vamos a casarnos nuevamente". "Tu padre Oliverio es profesor de inglés en Santiago una vez más. El sólo tiene veinte años de edad ahora. Tu madre Isolda lo va a conquistar y se casarán también, otra vez. Todos estamos bien, nieto mío".

"Abuela, ¿le puedo hacer una pregunta?  ¿qué va a pasar con el mundo?"
"¿Qué mundo, nieto mío?" ¡Ah, bueno! Este mundo en el cual estamos parados seguirá dando vueltas alrededor del sol".
"Sí, pero abuela, ¿qué va a ser de nosotros los seres humanos, los animales, las aves, el cielo?"
"¡Muy buena pregunta! Este mundo va a cambiar mucho. Los seres humanos dejarán de pelear entre sí mismos y se unirán para solucionar los graves problemas como el hambre, la pobreza, las enfermedades, el recalentamiento¡Será un mundo maravilloso! ¡No tengas miedo!" 
¿Cuándo va a suceder eso, abuelita?"
"Apenas yo pueda volar, adiós, nieto amado".
Su luz de luciérnaga se apagó lentamente. Me dio un beso, desplegó sus alas blancas  y se fue volando sobre las copas de los gigantescos árboles.
La maravillosa madrugada danesa se asomó a mirar entre las nubes.
Los fantasmas del señor y la señora Carlsberg se fueron a dormir como de costumbre y las avecillas cantaron sus primeros píopíos. Los madrugadores estudiantes atléticos   corrían y reían, una pareja de ancianos disfrutaba su paseo matinal y yo me fui a mi casa silbando muy contento la canción de cuna.

Publicado por REVISTA INFANTIL IINTERNENES.COM ESPAÑA
http://internenes.com/index.php?module=recursos&func=jugar&grp=cuentos&pag=10&id=12461

3 comentarios:

  1. Gracias por haberme traído de la mano a tu casa. Lo poco que he visto ha llenado una parcelita de mi alma.
    Con tu permiso me quedo en ella.
    Ahora recorreré despacio sus estancias para empaparme de su ambiente.
    Aprovecho para desearte una muy feliz Navidad y un venturoso año próximo.
    Un abrazo desde Pueblo poeta.

    ResponderEliminar
  2. Pues con esa respuesta final bien está que volviese alegre.
    Todo puede suceder en un parque así. Tal como puede suceder en la imaginación del creador de cuentos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hermoso paseo que recorrí y viví junto al protagonista...lo simple , sencillo, lleno de paz y sosiego...sin temores , siempre esperando ver más y, más de ese encantamiento que la imaginación nos lleva a soñar que algún día no sea mágico lo que sentimos si no real lo que vivimos....
    Un bello cuento, felicitaciones.
    Un cordial saludo para usted y familia en especial bienestar para año venidero.
    Claro de Luna.

    ResponderEliminar